Rescatados cincuenta jóvenes de dos grupos perdidos en la montaña por la lluvia

En León. Scouts evacuados de un campamento en Acebedo a causa de la tormenta. / E. C.

Un grupo de scouts catalanes pasó la noche en los Picos tras desorientarse y una expedición madrileña acabó «agotada» al quedarse sin agua

P. SUÁREZ / G. POMARADAGIJÓN / CANGAS DE ONÍS.

Jornada de rescates en la montaña asturiana. En total, cincuenta personas tuvieron que ser rescatadas por la Guardia Civil. Un grupo de scouts que se había desorientado el día anterior a causa de la lluvia dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa y una expedición de jóvenes madrileños, que acabó «agotada» entre los concejos de Amieva y Ponga. En ambos casos había 25 personas en el grupo, 23 jóvenes y dos monitores.

Los jóvenes que tuvieron que ser rescatados entre Amieva y Ponga procedían de Madrid. Tenían entre 16 y 18 años. Fueron otros monitores quienes, a las 18.17 horas y desde Puente Vidosa, dieron aviso al 112 al no tener noticias de ellos. Hasta la zona, entre la pradería de Baena y Ponbayón, tuvo que desplazarse el GREIM, ya que en esos momentos el SEPA se encontraba en el rescate de Villaviciosa. El grupo se había quedado sin agua y todos los jóvenes se encontraban bien, si bien dijeron sentirse «agotados» tras el incidente. La lluvia, además, complicó su recorrido.

Antes, por la mañana, el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil había tenido que salir para rescatar a los 25 scouts catalanes que se habían perdido en los Picos de Europa el lunes. De hecho, tuvieron que pasar la noche en el parque nacional. Los jóvenes, de entre 15 y 17 años, llevaban toda la semana realizando rutas por el Principado junto a dos monitores del club Escoltes i Guies Sant Ferran. Habían accedido al parque de los Picos tras hacer noche el domingo en el refugio de Vega de Ario desde donde tenían previsto dirigirse a Caín, en el municipio leonés de Valdeón. Precisamente en ese trayecto, en una zona muy próxima a la ruta del Cares, fue cuando, a consecuencia de las fuertes lluvias, se desorientaron y perdieron la referencia del recorrido.

Más información

Fueron los monitores que esperaban al grupo en la localidad leonesa de destino quienes, tras comprobar que la noche caía y no tenían noticias de sus compañeros, alertaron a los servicios de emergencia. La Guardia Civil recibió el aviso pasadas las 21.30 horas. Sin embargo, la mala visibilidad obligó a aplazar el operativo hasta a ayer por la mañana. Poco antes de las siete un helicóptero fletado desde el aeródromo de La Morgal recogía a dos integrantes del GREIM ayer en Cangas de Onís y daba comienzo el operativo de búsqueda, que apenas duró una hora y media. Tras localizar al grupo de scouts, en la canal de Cerezales (Cabrales), y comprobar que todos ellos se encontraban en perfectas condiciones, a excepción de un joven que presentaba claros síntomas de agotamiento, los agentes procedieron a rescatarlos en pequeños grupos que fueron trasladando en hasta nueve viajes con dirección Caín.

Pese a que se trata de una zona bien señalizada, no es un tramo sencillo para senderistas que no conozcan el terreno. «De repente vimos que no había camino. Empezamos a buscar, pero nada. Entonces empezó a llover mucho y nos metimos debajo de unos árboles, todos cogidos, con ropa de abrigo e impermeables», relató a EL COMERCIO una de las jóvenes que pasaron la noche a la intemperie.

«Nos agobiamos un poco», confesó la menor, que relata cómo trataron, sin éxito, de dar alerta a los servicios de emergencia.

«Intentamos avisar»

«Estábamos todo el rato intentado avisar, pero no teníamos cobertura», indicó sobre su aventura en el interior del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Mientras, al ver que el grupo no llegaba a Caín a la hora prevista, explicó, fueron los monitores que allí les esperaban quienes dieron la voz de alarma. «Nunca nos había pasado nada así», contó la joven scout ya desde Caín, donde ayer hicieron noche, a la espera de continuar con la ruta prevista, que les llevará a un camping de la zona.

No fue el único imprevisto ocurrido por causa de las fuertes tormentas que azotaron estos días la zona de Picos de Europa y, especialmente, el norte de la provincia de León.

Las intensas lluvias acompañadas de fuertes rachas de viento que se registraron en la noche de este lunes obligaron a evacuar de forma preventiva a más de quinientos jóvenes, en campamentos con grupos de madrileños y valencianos. En concreto, 323 scouts que estaban acampados en las localidades de Acebedo, Boca de Huérgano y Burón. Y a 210 madrileños que estaban en Acebedo y fueron trasladados a diferentes edificios municipales mientras que en Burón fueron 90 los niños, también madrileños, afectados y en Boca de Huérgano 23. Algunos de los niños sufrieron ataques de ansiedad y los campamentos resultaron dañados. En esta última zona también había un campamento de jóvenes procedentes de Asturias, que, según indicaron en León, permanecieron ajenos a lo que estaba sucediendo. La tormenta ni se acercó a sus instalaciones.