La sanidad pública, en riesgo por «la escasa inversión y el auge de lo privado»

Alejandra Boto Álvarez, Leopoldo Tolivar Alas, Tomás Font i Llovet y Miriam Cueto Pérez, en el Aula Severo Ochoa de la Universidad de Oviedo. / PABLO LORENZANA
Alejandra Boto Álvarez, Leopoldo Tolivar Alas, Tomás Font i Llovet y Miriam Cueto Pérez, en el Aula Severo Ochoa de la Universidad de Oviedo. / PABLO LORENZANA

Leopoldo Tolivar Alas advierte de que las nuevas tecnologías «pueden despersonificar los tratamientos»

LUCÍA R. LORENZOOVIEDO.

«Existe un riesgo de muy diversa etiología para la sanidad pública como la escasa inversión y el auge de lo privado». Así lo defendió ayer el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo, Leopoldo Tolivar Alas, durante la jornada 'La prestación de servicios socio-sanitarios: Nuevo marco de la contratación pública'. «Todos sabemos los problemas que existen de financiación y de afiliación a la Seguridad Social, pero hay también un riesgo en la iniciativa privada o en suplantar con este tipo de iniciativas lo que debiera ser de gestión pública», planteó.

Por otro lado, el también director del grupo de investigación Servicios Públicos, Administraciones y Garantías (SPAG), entidad organizadora de la jornada, advirtió del «riesgo adicional» que suponen en el ámbito sanitario «las nuevas tecnologías». Desde su punto de vista, «pueden alejar y despersonificar el tratamiento».

«No es lo mismo prestar un servicio en un centro de Oviedo o de Gijón o llevarlo a una braña perdida de Asturias. Todos los ciudadanos tenemos los mismos derechos en teoría, pero luego no es así», planteó Tolivar Alas sobre el acceso de la ciudadanía a la sanidad. Y, además, remarcó que «el problema es todavía más acuciante en Asturias, una región envejecida, despoblada y con una orografía endemoniada».

Leopoldo Tolivar Alas no solo puso sobre la mesa las cuestiones económicas que rodean a la sanidad pública. También hizo referencia a aspectos del ámbito jurídico que acaban afectando a la sanidad.

En concreto, citó a «la endiablada nueva Ley de contratos del sector público», que en su opinión resulta «una suma desordenada de normativa europea». «La simplicidad administrativa, que incluso está protegida por la constitución, no está garantizada en absoluto por esta legislación de contratos», aseguró. Es más, añadió que en la actualidad «la gente que se dedica a la sanidad, a la investigación, a la docencia y a la justicia, lo estamos pasando realmente mal, porque a nuestro trabajo se une que las mejores horas lúcidas del día las dedicamos a la burocracia».

Esta ley acaparó buena parte de las intervenciones durante la jornada, como la ponencia presentada por Mónica Domínguez Martín que versó sobre la acción concertada en el ámbito de la gestión de servicios sanitarios. También en las comunicaciones presentadas sobre la gestión indirecta del servicio público sanitario y sobre la reserva de contratos a favor de unas organizaciones concretas. También se abordó la cuestión competencial, a repartir entre administraciones nacional, regional y locales. «Las funciones clásicas del Estado se deberán compartir con las ciudades en un futuro próximo ya que el 70% de la población europea va a vivir en grandes aglomeraciones», dijo el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona, Tomás Font i Llovet.

Estas intervenciones se realizaron durante la jornada celebrada en el Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo. A la inauguración acudieron la vicedecana de Ordenación Académica de la Facultad de Derecho, Alejandra Boto, y la directora de la jornada y catedrática de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo, Miriam Cueto Pérez.

Más