El IES Astures de Siero expulsa «durante un día» a dos alumnos por practicar un reto viral

El IES Astures de Siero expulsa «durante un día» a dos alumnos por practicar un reto viral

Adopta esta medida tras conocer que jugaban al 'desk challenge', que consiste en colgar una silla de una percha, sentarse y sujetar una mesa en el aire

JUAN VEGALUGONES.

El IES Astures de Lugones ha sido el primer centro del concejo de Siero que ha detectado un caso del reto viral denominado 'deck challenge', que se mueve por las redes sociales que utilizan los más jóvenes y que consiste en colgar una silla en una percha y que una persona siente y, posteriormente, sostenga un pupitre sobre sus rodillas para emular que está recibiendo clase elevado, sin apoyos.

Fue la semana pasada cuando los profesores del IES Astures encontraron a dos alumnos de la ESO practicando este reto viral. El director del centro, Mario Prendes Fernández, aseguró ayer que se trata de un caso aislado y que en el momento en que se conocieron los hechos «lo comunicamos inmediatamente a los padres y se procedió a la expulsión de los alumnos implicados durante un día».

También apuntó que en relación a las cuestiones tecnológicas son los profesores los que piden la ayuda de los chicos para conseguir abordarlos de una manera «objetiva». «Somos nosotros los que hablamos con los alumnos para que nos pongan al tanto de la las novedades que se cuecen en las redes, con el objetivo de poder atajar la prácticas nocivas lo antes posibles», matizó.

Noticias relacionadas

El 'modus operandi' del instituto ante estos casos es que sean los propios alumnos quienes comuniquen a sus padres la fechoría realizada. El objetivo es que «aprendan que han hecho algo mal y al tener que decirlo a sus padres, aprenden mucho antes la lección», destacó.

No es la primera vez que el centro se ve afectado por un reto viral de estas características. Hace varios meses, un grupo de alumnos, de primero de la ESO, practicaron el peligroso juego de ' El abecedario del diablo' que consiste en rascar el dorso de la palma de la mano con una uña a otro niño mientras recita las letras del alfabeto de la A a la Z y dice una palabra que comienza con cada una de ellas. A cada palabra le corresponde un pellizco mayor lo que, en la mayoría de las ocasiones, deriva en heridas de consideración.

Ante este escenario, desde la dirección indicaron que trabajan para lograr erradicar «por completo» estas prácticas. De hecho, la pasada semana el instituto organizó una charla informativa para advertir a los alumnos de los peligros que supone colgar este tipo de vídeos en sus redes sociales. Sin embargo, apuntaron que es «imposible» de controlar «sin ayuda de los padres».

El director del centro «toca madera» para que después de las medidas tomadas, con la expulsión de los alumnos durante un día, no vuelva a repetirse una situación como esta; sin embargo, es consciente de que la tecnología y los jóvenes están más unidos que nunca y que tarde o temprano volverá a aparecer un nuevo reto, que se convierta en viral y 'atrape' a algún alumno.