La vida de unas oseznas a las que el furtivismo convirtió en símbolo asturiano