El cierre de la costera del bonito también afecta a la pesca de recreo

Embarcaciones en el puerto deportivo de Avilés. /José Prieto
Embarcaciones en el puerto deportivo de Avilés. / José Prieto

Según el ministerio,adía de ayer se había consumido el 85% de la cuota de esta especie, que solo podrá pescarse hasta el viernes

José Fernando Galán
JOSÉ FERNANDO GALÁNAvilés

El cierre precautorio de la pesquería del bonito del norte también afecta a la pesca de recreo y deportiva. La dirección general de Ordenación Pesquera del Ministerio de Agricultura y Pesca emitió ayer la correspondiente circular «a las vista de las dudas planteadas por el sector». Por este motivo, el Club Marina de Avilés ha adelantado al viernes, último día de la costera, el Concurso de Pesca de Altura, inicialmente previsto para el sábado, día en el que ya no se podrá pescar bonito.

Aunque ya se esperaba, el cierre más temprano de la historia de la costera más importante supone un duro golpe para la flota artesanal de bajura, cuyos ingresos anuales dependen en gran medida de esa especie, y para todo el sector, desde comercializadores a minoristas. La decisión se adoptó por agotamiento de la cuota asignada al Cantábrico Noroeste y Canarias, 15.015.560 toneladas, de las cuales a día de ayer ya se habían consumido 12.761.412 kilos, el 84,99%, según datos facilitados por el ministerio.

La de Asturias publicó ayer los datos relativos a julio, y a nivel de Avilés el balance apenas difiere unos centenares de kilos de las estimaciones de Nueva Rula, recogidas por este periódico en su edición del pasado día 3. A lo largo del mes pasado pasaron por la cancha 681.942 kilos de bonito, el 69%,% de todo el subastado en Asturias. Si a tal cantidad se suman los 83.201 kilos de junio y los aproximadamente 237.000 descargados en lo que va de agosto el total supera el millón de toneladas, cantidad notablemente superior a la de la costera de 2017. Entonces fueron 873.631 kilos.

Más barato

Otra cosa es la facturación. Los 681.942 kilos subastados en julio en Avilés generaron unos ingresos por primera venta de 2.611.540 euros, por lo que el precio medio se situó en 3,83 euros, lejos de los 4,59 a los que cotizó en el mismo mes de 2017. Eso sí, entonces se subastó la mitad, 342.010 kilos, pero la costera se prolongó hasta las fechas habituales, finales de octubre, dos meses más que este año.

Más acusado aún es el descenso que experimenta el precio de la merluza, especie que representa más de la mitad de la facturación anual de NuevaRula de Avilés. Si la cantidad subastada es equiparable, 387.419 kilos el mes pasado y 340.161 en julio de 2017, el precio medio ha pasado de 4,48 a los actuales 3,19 euros, caída que en gran medida se atribuye a los recelos que despierta el anisakis, un parásito cuyos posibles efectos nocivos para la salud desaparecen con tan solo cocinar el pescado o congelarlo durante un corto período de tiempo. Según el sector, subyace una campaña de descrédito cuyo fin no sería otro que favorecer la merluza de importación.

En el cómputo general la facturación de julio de la Rula de Avilés alcanzó los 4.515.969 euros frente a los 3.980.203 del mismo mes del año anterior, pero lo dicho. Salvo una solución de última hora que pocos esperan el bonito se acaba, y las perspectivas de la flota de bajura pasan por buscar otras pesquerías de palangre a priori menos rentables, por lo que el futuro a corto plazo se presenta sombrío.

Según Fidel Álvarez Garaot, armador de dos barcos artesanales y patrón de uno de ellos, «la mitad de las especies están cerradas», por lo que si no se reabre la costera del bonito o nos abren otra pesquería las doce familias que dependen de mi empresa pueden ir al paro». Nueva Rula Avilés tampoco ve atisbos para el optimismo. Los límites impuestos al bonito y a otras pesquerías «provocan la destrucción de la flota artesanal, que absorbe la mayor parte de los pescadores que ejercen la actividad desde puertos asturianos» y amenazan con su «posible desaparición», extremo que de hacerse realidad «supondría la mayor aniquilación social que jamás se haya visto en el sector pesquero»

Concurso

En cuanto al Concurso de Altura del Club Marina de Avilés, la hora de salida es a es libre, con plazo máximo de regreso señalado para las siete de la tarde. Acto seguido se celebrará el pasaje y los premios se entregarán el sábado en el transcurso de una cena a celebrar en Casa Alvarín. La organización ha convocado a los patrones de las embarcaciones participantes a una reunión señalada para las siete y media de la tarde de mañana jueves en la sede social del club. La participación se estima en trece barcos y unos cuarenta tripulantes.