La Guardia Civil afirma que el vehículo iba a gran velocidad

La investigación mantiene abiertas «todas las hipótesis» sobre la causa del accidente y la compañía cree el conductor sufrió un desvanecimiento

EVA FANJUL

La Guardia Civil ya se encuentra investigando las causas que llevaron al brutal accidente de un autobús en Avilés que se ha saldado hasta ahora con cinco fallecidos y otros 17 heridos, dos de ellos en estado crítico. De momento, no se descarta «ninguna hipótesis» sobre las causas que pudieran motivarlo, segun ha explicado el comandante jefe del Área de Tráfico de Avilés, Jorge Correas.

De las pruebas recabadas hasta ahora se puede asegurar, eso sí, que el vehículo circulaba a «gran velocidad». Eso se deduce del impacto en la columna de los nuevos accesos al PEPA contra la que colisionó. El pilar ha quedado seriamente dañado en su soporte y probablemente sea necesario cambiarlo.

Esa gran velocidad puede deberse a la hipótesis que maneja la compañía ALSA, a la que pertenecía el vehículo siniestrado, y es que el conductor pudiera haber sufrido un desvanecimiento.

La Guardia Civil también ha podido confirmar que hubo una salida de la vía previa al impacto y ha encontrado marcas de rozaduras en el asfalto, aunque no parece haber «indicios claros de frenada».