Los intoxicados por mercurio abandonan la huelga de hambre tras alcanzar un acuerdo con Sanidad y la mutua

Los intoxicados, esta mañana en la acampada que mantienen ante la factoría. /MARIETA
Los intoxicados, esta mañana en la acampada que mantienen ante la factoría. / MARIETA

Firmarán un convenio de atención médica que se renovará automáticamente cada dos años si persisten las dolencias que padecen. Mantienen su viaje a Suiza para que Glencore obligue a AZSA a cumplir su protocolo

J. F. GALÁN AVILÉS

Los cuatro trabajadores intoxicados por mercurio mientras trabajaban en 2012 para IMSA en Asturiana de Zinc (David Román, Carlos Acevedo, Víctor Calota y David Peláez) han anunciado que abandonan «temporalmente» la huelga de hambre que les mantenía acampados ante la factoría de San Juan de Nieva. El motivo es el acuerdo que han cerrado con la Consejería de Sanidad, tal y como avanza en su edición de hoy LA VOZ DE AVILÉS. De esta forma, se firmará un nuevo convenio que salva las diferencias que mantenía el Sespa con los trabajadores e involucra también a la mutua Fremap. No obstante, a pesar de abandonar la huelga de hambre, los trabajadores seguirán en su lucha con AZSA para que cumpla el protocolo que había dejado en suspenso. En las próximas semanas viajarán hasta Suiza para plantarse ante la multinacional Glencore, matriz de Asturiana de Zinc, y pedirle que fuerce a la empresa con sede en San Juan de Nieva que cumpla su acuerdo.

Los cuatro trabajadores intoxicados por mercurio en el accidente registrado en Asturiana de Zinc en 2012 que se mantienen en huelga de hambre acampados a las puertas de la factoría continúan negociando un acuerdo con el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) para salvar las diferencias acerca de la vigencia de la atención médica que recibirían a partir de ahora.

El gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) habría presentado la pasada semana una propuesta de convenio que incorporaba también a la mutua Fremap y recogía la mayor parte de las exigencias de los intoxicados. Había, sin embargo, discrepancia en dos puntos. El primero era la contratación de un toxicólogo concreto que exigían los intoxicados. Desde el Principado se aludía a la imposibilidad legal de hacerlo sin incurrir en un delito de prevaricación, si bien los trabajadores son flexibles en este punto. La segunda discrepancia afectaba a la duración del acuerdo. El borrador planteaba un límite de dos años, lo que provocaba el rechazo de los trabajadores a su firma. El pasado martes, el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, despejaba las dudas asegurando que esa asistencia se encontraba asegurada. El acuerdo se prorrogará automáticamente cada dos años a partir de 2020 si persisten las secuelas de sus enfermedades.

Los afectados expresaron en las últimas horas su disposición a asumir ese cambio, pero reclamaban una nueva redacción del convenio. Las posturas se han acercado y, tal y como avanzó este periódico, el acuerdo se daba ya por hecho en la tarde-noche de ayer viernes.

Se ven así cubiertas parte de las reclamaciones de los intoxicados en huelga de hambre, aunque faltaría la otra parte, la que concierne a Asturiana de Zinc. En este sentido, los trabajadores solicitaron ayer por carta a su director, Jaime Arias, que «retome el cumplimiento del acuerdo por usted firmado y podamos volver a ser tratados por el equipo de toxicólogos que nos atendió años atrás». Esta mañana fueron recibidos en la factoría y, aunque no se ha llegado a ningún acuerdo, son «moderadamente optimistas» para un próximo encuentro que ya ha sido concertado.

 

Fotos

Vídeos