La parroquia de San Nicolás comienza las obras para arreglar su cubierta

Los andamios ya han comenzado a instalarse en San Nicolás. / MARIETA
Los andamios ya han comenzado a instalarse en San Nicolás. / MARIETA

Los andamios ya son visibles y los trabajos, que se alargaran durante tres meses, comenzarán por la capilla lateral, la más deteriorada

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Las obras regresan a San Nicolás de Bari. En esta ocasión, afrontan el necesario arreglo de la cubierta, anunciado hace varios meses por el párroco, Alfonso López, ante el deterioro de la techumbre y el peligro que este conllevaba para la integridad del templo.

Los trabajos comenzaron ayer con la instalación de los andamios, que permanecerán en el exterior durante tres meses. La intención es que los trabajos se ejecuten en verano para disponer de una nueva cubierta antes de las lluvias del próximo otoño e invierno.

La obra comenzará con el arreglo de la capilla lateral, que data del siglo XVI y se encuentra en peor estado. Posteriormente se trabajará en la nave central, que data del siglo XIV, y, finalmente, en el campanario. La licencia se concedió el pasado mayo, después de haber superado todos los trámites administrativos. «Es una renovación de la cubierta, tratemos de reutilizar todas las tejas posibles y se instalará nuevo material aislante», explicó el párroco, Alfonso López.

Durante los trabajos, también se renovarán los elementos de la estructura que se encuentran dañados. Las redes de seguridad que se instalarán bajo cubierta permitirán que la actividad religiosa y visitas al templo puedan continuar sin alteraciones.

Más información

Es la primera intervención profunda en la techumbre del templo desde hace ochenta años. Su carácter respetuoso con la arquitectura de la iglesia y la necesidad de conservación explica una tramitación sin complicaciones ante la administración local y el Principado.

El presupuesto de la obra asciende a 200.000 euros que, fundamentalmente, han sido aportados por los fieles de la parroquia. San Nicolás de Bari también ha solicitado una ayuda al Arzobispado, que ha respaldado la intervención, aunque el grueso del coste se financiará gracias a los feligreses.

López destacó que también «se han recibido muchas donaciones por ser un monumento, no por nuestro carácter religioso». Las cuentas son de carácter público y en la parroquia están a disposición de todo el que quiera consultarlas.

«Hemos podido hacer esta obra con el ahorro de muchos años, gracias a las iniciativas de los fieles con mercadillos y donaciones específicas. De esta manera, hemos podido mantener nuestra actividad en la Cáritas parroquial y sin dejar ninguno de los proyectos de carácter social que tiene San Nicolás», destaca Alfonso López.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos