Un surfista rescata a tres menores atrapadas por la corriente en San Juan de Nieva

Imagen de archivo de la playa de San Juan de Nieva. /Patricia Bregón
Imagen de archivo de la playa de San Juan de Nieva. / Patricia Bregón

Las adolescentes nadaban ayer tarde en la parte izquierda de la zona de baños, cerca de las rocas del antiguo espigón, cuando se vieron en dificultades

E. FANULSan Juan de Nieva

El surfista Iván Alonso se convirtió ayer tarde en el ángel de la guarda de tres adolescentes que se vieron en serios apuros al quedar atrapadas por la corriente de la playa de San Juan de Nieva. El surfista, con amplia experiencia como socorrista, se encontraba haciendo surf junto a su hija cuando se percató de que dos chicas que nadaban en el margen izquierdo de la zona de baños tenían dificultades para alcanzar la orilla. «Me di cuenta de lo que pasaba y de que ya no nadaban sino que se esforzaban por mantenerse en vertical así que cogí la tabla de mi hija y me acerqué a ayudarlas», explica.

Tras dejarlas en la orilla, Iván Alonso volvió a entrar en el agua, en esta ocasión para rescatar a una tercera joven del mismo grupo que hacía surf en la misma zona y también fue presa de la corriente. «Por suerte, todas se encontraban bien, aunque una de ellas sufría un calambre en un pie que casi le impedía caminar debido al enorme esfuerzo que hizo para poder salir», señaló Alonso.

Iván Alonso no le da ningún mérito a su intervención de ayer viernes en San Juan de Nieva, «es algo normal para un socorrista, no tiene importancia», insistió. A lo que no le quita trascendencia es al hecho de que tres jóvenes se hayan visto en peligro. Ayer aún no había servicio de salvamento en la playa y «hay que tener mucho cuidado antes de meternos en el agua porque nos puede costar un disgusto. Si no conocemos bien la zona hay que preguntar a quién si la conoce, como los surfistas», señaló.

Parece ser que incidentes como el de ayer son habituales en la zona, «la gente tiende a bañarse en los extremos de la playa, donde no hay olas, y es justo ahí donde están las corrientes», advirtió.