«La música no tiene género, está más allá»

Lucía Marín dirigirá la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias este viernes en el auditorio de Oviedo. / E. C.
Lucía Marín dirigirá la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias este viernes en el auditorio de Oviedo. / E. C.

La conductora musical Lucía Marín Marín se pone al frente de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias este viernes para su concierto de verano

CARLA COALLA OVIEDO.

Cree que «ser capaz de transmitir la música y emocionar a partir de ella» es un gran regalo que ha recibido. Lucía Marín Marín (Linares, 1982) es directora de orquesta porque desde que probó el podio sabe que ese es su lugar, al igual que el de otras muchas mujeres, como «vienen demostrando», dice, «las nuevas generaciones». Este viernes (Auditorio Príncipe Felipe, 20 horas), dirigirá a la OSPA en Oviedo, en su concierto extraordinario de verano.

-¿Qué novedades trae la pretemporada de la Orquesta Sinfónica de Asturias bajo su batuta?

-Tengo el honor de ser la directora invitada al próximo concierto de la Orquesta Sinfónica del Príncipado de Asturias. Está enmarcado en el Ciclo de OSPA de Verano y la verdad es que estoy muy contenta. El repertorio nos llevará hacia un viaje por tierras rusas.

-¿Cuál será el plato fuerte del programa?

-La parte de 'Romeo y Julieta'. Una obra muy dramática y de gran virtuosismo para la orquesta y, por supuesto, el 'Capricho español'. Es una obra de Rimsky Korsakov, que está basada en temas españoles y, fundamentalmente, en varios de origen asturiano. Se mezcla muy bien el virtuosismo orquestal de la música rusa y la brillantez de su instrumentación con temas que nos son extremadamente familiares.

-¿Qué tiene de especial este programa en su conjunto?

-Es un repertorio que combina muy bien la belleza de la orquestación, los colores de la orquesta están muy bien definidos a lo largo de todo el repertorio, y es muy variado. Es un programa que va a conectar muy bien con el público porque conmueve y hace que la Orquesta Sinfónica del Príncipado de Asturias se acerque a un auditorio que en ocasiones, como en verano, no es muy afín. Es un repertorio preparado para que todos los públicos se acerquen a la Orquesta y disfruten con nosotros.

-De hecho, las entradas se están agotando rápidamente. ¿A qué achaca este éxito tan rotundo?

-La verdad es que todo está preparado tanto para que el público como los músicos disfruten. Es un programa muy virtuosístico, muy brillante, muy espectacular y muy de fuegos artificiales que, la verdad, estoy convencida de que ataerá a todos. Es una música diseñada para que el público pueda viajar, en este caso, a tierras rusas.

-Hablando un poco de usted, ¿cómo comenzó en el mundo de la música?

-Empecé de una manera muy común, sintiéndome atraída por toda la música que pasaba por mis oídos, desde la de los dibujos animados hasta la que se tocaba en un viejo piano de unas tías mías. Posteriormente, mi atracción por la música me llevó al conservatorio y, a partir de ahí, simplemente he ido disfrutando por todos los sitios a los que he ido yendo hasta que me he dado cuenta de que donde realmente era feliz era haciendo música encima del podio. Una vez dentro del mundo de la dirección de orquesta, lo cierto es que estoy muy contenta, me ha ido muy bien y poco a poco te vas dando cuenta de que este es tu sitio.

-¿Ha encontrado problemas por ser mujer y directora de orquesta?

-Sería un poco ingenuo por mi parte decir que no los hay. Si hacemos un recorrido por las 30 orquestas españolas que hay en el circuito nos daremos cuenta de que las directoras de orquesta españolas que estamos programadas, en este caso, somos muy pocas, por no decir casi ninguna. Dificultades nos encontramos, pero cada vez somos más, estamos mejor preparadas y estamos deseando tener oportunidades. Estoy convencida de que hemos llegado para quedarnos y de que estamos a la altura de la profesión, que llevamos muy a gala.

-¿Cree que es necesario que en este, como en otros campos, se continúe reivindicando el papel de la mujer?

-Sí, la música no tiene género. Cuando un compositor o cuando un músico interpreta está más allá del género de la persona que lo hace. Yo creo que tenemos que fijarnos más en la tarea, en la función del director de orquesta y en cómo la hace que en el género de la persona que está dirigiendo. Yo reivindico mi género como mujer y creo que tenemos una capacidad sensitiva mayor, por lo que venimos muy bien a las orquestas. Por suerte, las formaciones cada vez quieren más mujeres, cada vez vemos a más mujeres siendo líderes de sus secciones y la verdad es que cada vez estamos más a gusto. Como digo, hemos llegado para quedarnos y para poner a la música en el lugar que se merece, que es la excelencia.