El Círculo se hace fuerte en casa

El Círculo se hace fuerte en casa

Los gijoneses tiraron de oficio para sumar su segunda victoria de la temporada (78-67) tras desatarse al final de un partido muy trabajado

VÍCTOR M. ROBLEDO

El Círculo Gijón tachó ayer con éxito otra línea en su hoja de ruta. El equipo gijonés sabe que su objetivo deportivo de la temporada pasa por hacerse fuerte en el Palacio de Deportes, y no falló ante la visita del Clavijo riojano. En un partido con bajo ritmo y poco acierto anotador hasta el tercer cuarto, los de Nacho Galán supieron mantener el temple y esperar su momento para sumar su segunda victoria de la temporada. No fue un encuentro espectacular ni vistoso hasta el tramo final, pero sí eficaz. La derrota en la cancha del Juaristi del pasado miércoles queda definitivamente atrás.

El partido comenzó a un ritmo muy lento. Ambos equipos tardaron en soltarse y consumieron el primer cuarto entre continuas imprecisiones tanto desde el perímetro como en las dos zonas. En los seis primeros minutos apenas se vieron cinco canastas. El conjunto gijonés, en cualquier caso, parecía sentirse levemente mejor que su rival en medio del caos, y eso que tuvo que disminuir su intensidad defensiva tras entrar en bonus en apenas seis minutos. Al primer parón se llegó con 13-11 a favor de los locales, uno de los tanteos más bajos desde que el Círculo milita en LEB Plata.

El Bodegas Rioja se puso por delante nada más comenzar el segundo cuarto gracias a un triple del norteamericano Justice, que pudo romper así la mala racha desde el perímetro de su equipo. El marcador en ese momento, no obstante, resultaba anecdótico, ya que los dos equipos intercambiaban golpes sin abrir una herida verdaderamente importante. El primer arañazo psicológico lo dio el Círculo tras una canasta de Poyatos que le permitió elevar su ventaja hasta los cuatro puntos. El acierto desde la línea de tiros libres del cuadro gijonés en las últimas acciones antes del descanso dio aún más aire a los de Nacho Galán (32-26).

El paso por los vestuarios sentó mejor al Círculo Gijón, que regresó al parqué con las ideas más claras que su rival. Mediado el tercer cuarto la diferencia en el marcador marcaba ya una tendencia (38-30) tras otra canasta de Carlos Poyatos, uno de los jugadores locales más activos ayer. A 3:46, Jamal Reynolds la elevó hasta los once puntos tras una gran bandeja acompañada de un tiro libre. Después, Joaquín Portugués anotó sobre la bocina para cerrar el cuarto con trece puntos de ventaja (57-44).

Ya en el último cuarto, el partido pareció quedar resuelto a ocho minutos del final con un gran triple de Portugués con el que la diferencia entre ambos equipos se elevó hasta los catorce puntos (62-48). El Círculo se desmelenó en varias acciones ofensivas espectaculares que encendieron los ánimos del público, como un 'alley-opp', un mate y un tapón del australiano Puondak, que ofreció su mejor versión desde su llegada a Gijón.

El Clavijo amagó con meterse en el partido con dos triples consecutivos de José Antonio López y Diego Alderete en unos instantes de dudas en el equipo local, pero fue un espejismo sin mayor trascendencia. Después de trabajar el partido lentamente, el equipo gijonés había logrado desgastar la resistencia del cuadro riojano y liberarse hasta cerrar el 78-67 final sin grandes apuros. De momento mantiene su fortín en el Palacio.