Lamentable trifulca al término de un partido de infantiles en Gijón

Lamentable trifulca al término de un partido de infantiles en Gijón

Una supuesta agresión entre un padre y un técnico termina con un cruce de denuncias

José Ángel García
JOSÉ ÁNGEL GARCÍAGijón

Otra vez más el fútbol base es protagonista por un incidente ajeno al juego. Fue esta mañana en los campos de la Universidad Laboral. Allí se enfrentaban La Asunción CF y el Estudiantes, en un partido correspondiente al grupo I de la Tercera Infantil. Al término del encuentro, que finalizó con el marcador de 4-1 para los locales, se produjeron los incidentes. Cada una de las partes ofrece una versión diferente de los hechos. Desde La Asunción asegura que el desencadenante de los hechos fue la reacción de varios padres del equipo visitante (el Estudiantes) que, según su tesis, «descontentos con el arbitraje, increparon a la colegiada del encuentro mientras era acompañada por el delegado de La Asunción hasta su vestuario». Una vez en la caseta, un aficionado del Estudiantes, siempre según la citada versión, intentó entrar por la fuerza en el vestuario de la colegiada, siendo «neutralizado de forma pacífica por el delegado y el presidente de la Asunción CF.

Tras unos minutos en los que, según explican, se había recobrado la calma, otro aficionado del Estudiantes intentó entrar en el vestuario del equipo local mientras su hijo intentaba impedirlo. A la entrada del vestuario, siempre según la versión de la Asunción CF, fue interceptado por los técnicos locales llegando a agredir a uno de ellos. La agresión fue de magnitud, afirman desde la Asunción CF, ya que tuvo que ser atendido D. G. de una fractura en el tabique nasal por lo que se presentó denuncia ante el Cuerpo Nacional de Policía.

Por parte del Estudiantes, el argumento es totalmente opuesto y apuntan a una agresión previa por parte de uno de los técnicos a uno de los futbolistas estudiantiles como el origen del conflicto. Según su punto de vista, los técnicos de la Asunción estuvieron increpando al jugador durante todo el partido y cuando el encuentro finalizó fue a reprochárselo junto a su padre. La versión del Estudiantes dicen que el niño fue golpeado y eso provocó la reacción de su padre, que elevó el tono y desató una confrontación, sin llegar a las manos, explican las fuentes consultadas en el club estudiantil. El niño y su padre, explica el Estudiantes, acudieron a la comisaria a presentar la correspondiente denuncia por los actos ocurridos.

Por parte de la colegiada del partido, reconoce que fue increpada por algunos padres y desde el vestuario llamó a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado para garantizar su protección, sin que hiciera falta por su parte cursar la pertinente denuncia.