Rugby

Rumen derriba la puerta del Oxigar

Rumen derriba la puerta del Oxigar
Rumen, en el suelo debajo del oval, en debut con el Oxigar Belenos en Puente Castro. / J. A. Suárez

El canterano se ha convertido en pieza clave de Mario Copetti a sus 18 años

Santy Menor
SANTY MENORAvilés

Es difícil encontrar historias tan curiosas como la de Rumen Dimitrov Genovesi (Gijón, 2000), corverano de adopción nacido en tierras gijonesas con ascendencia búlgara e italiana. Jugador del Belenos desde los ocho años y segundo de cuatro hermanos, nunca ha sido uno más el montón. Fruto de un matrimonio circense, sus padres, búlgaro y valenciana, aunque ella con ascendencia italiana –de ahí el apellido Genovesi–, decidieron cambiar de vida y se asentaron en la localidad corverana de Las Vegas, donde la familia reside desde hace diez años.

Animado por su hermano mayor, Rumen se inició en el rugby a los ocho años, destacando en todas las categorías por sus grandes aptitudes para este deporte. Trabajador, valiente y con una gran capacidad de liderazgo, hace dos veranos fue convocado para un campus de tecnificación organizado por la Federación Española, además de realizar la pretemporada con el Oxigar Belenos.

El pasado mes de febrero cumplió 18 años, aunque cuando salta al césped parece un veterano de guerra. Rumen comenzó la pretemporada a las órdenes de Mario Copetti junto a los también promocionados Fer, Darío y David Muñiz, pero su situación no es para nada similar. El primera línea, que ya era el capitán general del sub18, ha derribado la puerta del primer equipo y se ha convertido en un fijo en el esquema de Mario Copetti.

«La verdad es que estoy muy contento, el inicio ha sido mejor imposible», sostiene. Rumen ha notado el salto «más que nada en la pretemporada, mucho más dura que la que hice hace tres años». Pero «a nivel de juego y con la gente, la seriedad de los entrenos... estoy muy cómodo. No tiene nada que ver con la etapa cadete».

Mientras que con el sub18 Rumen era el encargado de levantar al receptor, Mario Copetti ha apostado por él como lanzador de la touche esta temporada, suerte en la que intenta mejorar día a día. «Me sigue faltando práctica, pero voy un rato antes a los entrenamientos para practicar», sostiene un jugador que los día de sesión de campo también acude al gimnasio.

Al igual que el resto de sus compañeros, el corverano de adopción ya piensa en el partido del domingo frente al Physiorelax Palencia, que tendrá lugar a las 13 horas en un campo histórico como La Balastera. Realizada ayer la última sesión de la semana, el primera línea espera un partido en el que «nosotros intentemos dominar y tener el balón. Siendo un campo ancho y largo el objetivo tiene que ser jugar de punta a punta, hacer que se cansen y no entrar en su juego. En lo personal, intentaré ganar todas las melés que pueda y sacar bien la touche».

Son las reflexiones de Rumen, uno de esos jugadores tan difíciles de encontrar. Hombre de club, leal, trabajador y que entrena como un profesional pese a no serlo –todavía–. Sin duda, jugadores como él hacen realidad los valores de Fundavi y sus cinco patronos.

Temas

Rugby
 

Fotos

Vídeos