Alcoa prevé ganar hasta 70 millones con la reestructuración de sus plantas de Avilés y La Coruña

Concentración de trabajadores de Alcoa en Avilés./Marieta
Concentración de trabajadores de Alcoa en Avilés. / Marieta

La multinacional estadounidense obtuvo un beneficio neto atribuido de 199 millones de euros en 2018

EUROPA PRESS

Alcoa prevé que las medidas de reestructuración planteadas en sus plantas de Avilés y La Coruña le permitirán incrementar su beneficio neto en una horquilla de entre 70 y 80 millones de dólares anuales (61,4 y 70,2 millones de euros) a partir del tercer trimestre del ejercicio 2019, según ha indicado la compañía estadounidense, que alcanzó este miércoles un preacuerdo con los sindicatos sobre el futuro de las dos plantas, que aún debe ser ratificado por los trabajadores.

Una vez aprobado el preacuerdo, que ofrece soluciones de empleo, prejubilaciones o recolocaciones a 355 empleados de los 623 trabajadores indefinidos de las plantas de Avilés y La Coruña, Alcoa espera incurrir en costes extraordinarios por reestructuración de entre 90 y 115 millones de dólares (79 y 101 millones de euros) que serán completamente contabilizados en el ejercicio 2019.

Además, en función del resultado final del proceso, la compañía estima que podría tener que asumir cargas adicionales por el cese de actividad de las dos series de electrolisis a finales de 2019 que oscilarían entre los 125 y los 135 millones de dólares (109 y 118 millones de euros), de los que aproximadamente el 25% corresponderían a desembolsos en efectivo con posterioridad al ejercicio actual.

La reestructuración de las plantas españolas conllevará una mejora en el resultado neto. No obstante, la empresa ha subrayado que la causa del cierre parcial es porque son «deficitarias». «Finalmente llegamos a un acuerdo provisional con los representantes de los trabajadores en nuestras plantas de aluminio de Avilés y La Coruña relacionadas con el proceso de despido colectivo que anunciamos en octubre», confirmó el presidente y consejero delegado de Alcoa, Roy Harvey, durante la conferencia de presentación de las cuentas de la compañía en el cuarto trimestre de 2018 y el conjunto del ejercicio.

El máximo ejecutivo de Alcoa calificó este preacuerdo como «un paso muy positivo», señalando que «el siguiente paso, en aproximadamente una semana, es que los trabajadores opinen» y asumiendo que estos ratificasen lo pactado, la compañía seguirá operando las plantas durante seis meses, hasta finales de junio, en una posición donde puedan reiniciarse y se verá «si hay alguien que quiera ingresar a esas posiciones operativas». «Si la plantilla no estuviera de acuerdo con el programa según lo establecido, entonces tenemos 15 días para decidir cómo reaccionamos ante esa decisión», añadió Harvey, subrayando que se trata de un proceso legal «muy prescrito en España», aunque el ejecutivo no quiso anticipar cuál sería la decisión.

Noticias relacionadas

El preacuerdo alcanzado con los sindicatos contempla un conjunto de medidas que ofrecen soluciones de empleo, prejubilaciones o recolocaciones a 355 empleados de un total de 623 trabajadores indefinidos, más del 50% de la plantilla de las plantas de Avilés y A Coruña, según indicó la compañía.

Además, contempla el mantenimiento de la actividad de las fundiciones y de la torre de pasta de La Coruña y la continuidad de 205 empleos, 114 empleos en la ciudad gallega y 91 en Avilés, asumiendo Alcoa también el coste de rearrancar las cubas por un máximo de 40 millones de euros (20 millones de euros por planta) si se concreta una oferta de compra antes del 30 de junio.

Beneificios en 2018

Alcoa obtuvo un beneficio neto atribuido de 227 millones de dólares (199 millones de euros) en el conjunto del ejercicio 2018, cifra que representa un incremento del 4,6% en relación al resultado del año anterior, informó la compañía. Las ventas de Alcoa entre enero y diciembre sumaron un total de 13.403 millones de dólares (11.762 millones de euros), una mejora interanual del 15%.

En el cuarto trimestre, la compañía estadounidense logró un beneficio neto atribuido de 43 millones de dólares (38 millones de euros), frente a las pérdidas de 196 millones de dólares (172 millones de euros) registradas en el mismo periodo de 2017.

Entre octubre y diciembre, la facturación de Alcoa alcanzó los 3.344 millones de dólares (2.935 millones de euros), cifra que representa un incremento del 5,3% respecto del cuarto trimestre de 2017.

«Nuestro resultado de 2018 refleja cómo hemos fortalecido a Alcoa», declaró Roy Harvey, destacando el cumplimiento en la ejecución de las prioridades estratégicas establecidas por la empresa con el fin de reducir su complejidad y aumentar la rentabilidad, fortaleciendo el balance.

La multinacional prevé en 2019 un déficit global de aluminio de entre 1,7 y 2,1 millones de toneladas métricas, con un crecimiento de la demanda global de entre el 3% y el 4%.