La empresa asturiana no está lista para el control horario

Montaje fotográfico sobre el horario laboral./ ARCHIVO
Montaje fotográfico sobre el horario laboral. / ARCHIVO

SANDRA S. FERRERÍA OVIEDO.

Pendientes aún de que la norma se concrete, las empresas deberán llevar un registro de las horas laborales que realizan sus trabajadores. Este fue el hilo conductor de una jornada organizada ayer por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), en colaboración con el grupo Eulen y Deloitte Legal, en Oviedo. El socio de Deloitte Legal Fernando Bazán aseguró que la norma «todavía está muy verde» y que su razón de ser «está en castigar al incumplidor y controlar así las horas extra que no se pagan». Una de las dificultades que se presentan es que hay determinadas profesiones para las que es necesario «flexibilidad», como los que trabajan desde casa o fuera de los centros. Para ellas, Bazán cree que la norma preverá excepciones. «Las empresas asturianas, se están preparando ante la norma pero aún no la están ejecutando», indicó.

Será crucial para su puesta en marcha el resultado de las próximas elecciones. «Si sale una mayoría de gobierno socialista la norma, seguramente, se desarrolle y vaya concretándose. En otro caso, no se sabe si pervivirá, si desaparecerá o si se matizará de manera tan profunda que pierda su esencia», indicó.

Por su parte, Dimas García, jefe regional en la zona noroeste de Flexiplan, empresa de trabajo temporal de Grupo Eulen, señaló que una manera de controlar a los trabajadores con horarios diversos o que no ejercen su profesión en un sitio concreto puede ser el fichaje por geolocalización, algo que en Galicia y en Castilla y León se está llevando ya a cabo.