Los autónomos reclaman a Hacienda que mejore sus deducciones por vivienda y manutención

Un joyero en su estudio de trabajo. /Rafael Lafuente
Un joyero en su estudio de trabajo. / Rafael Lafuente

Denuncian que la mayoría no puede beneficiarse de las desgravaciones aprobadas, debido a las numerosas trabas y requisitos que les exigen

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los autónomos están en una época de cambio y saben que es el momento en el que deben pelear no solo por mejorar sus prestaciones, sino también por otros asuntos referentes a su fiscalidad. Así, en paralelo a los encuentros que las principales asociaciones mantienen con el Ministerio de Trabajo para acordar cómo será el nuevo sistema de cotización, se reúnen con responsables del Ministerio de Hacienda para reclamarles que mejoren las deducciones por manutención, por gastos de suministro del hogar y por vehículo

En concreto, durante el encuentro que mantuvo el pasado miércoles con la secretaria de Estado de Hacienda, Inés Bardón, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, le demandó que «cesen los engaños» a los autónomos en materia fiscal puesto que -subrayó- la Ley de Medidas Urgentes que se aprobó hace poco más de un año «no ha solucionado los principales asuntos pendientes».

En esa nueva norma se recoge que aquellos emprendedores que realicen parte de la actividad económica en su domicilio podrán deducirse el 30% de sus pagos de suministros de dicha vivienda, es decir, el agua, gas, electricidad, telefonía e internet. «Tales gastos serán deducibles en el porcentaje que resulte de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior», según reza la ley.

Sin embargo, en UPTA sostienen que pese a que seis de cada diez emprendedores trabajan desde sus casas, solo los que tienen un local arrendado puede deducirse dicho gasto con facilidad. A su vez, denuncian que el porcentaje deducible para ese colectivo, que cuenta con viviendas de unos 100 metros cuadrados de media, se les reduce al entorno del 5% y llega a un máximo de solo el 9%, pese a haberles anunciado un 30%. Por eso exigen, junto con ATA, que se revise ese modelo y se eleve el porcentaje final de desgravación.

Otra polémica se da en lo referente a los gastos de manutención, puesto que dicha ley incluye la posibilidad de deducirse como dieta un máximo de 26,67 euros diarios (48 euros en el extranjero), lo que en teoría está muy bien, pero que en la práctica es difícil de hacer. Ambas organizaciones critican que, con la «fragilidad» que hay en la redacción de la ley, los profesionales tendrían «muy difícil» demostrar que esa comida se hizo en el ejercicio de su actividad económica en el caso de que recibiera una inspección fiscal, según explica Abad, quien reclamó que haya un «canal seguro y claro» y aumentar los sistemas de pago. «Es verdad que hay autónomos que no se lo están deduciendo porque es un poco complicado», abunda el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Para los coches también

Otra de las peticiones es que la Agencia Tributaria acepte la deducción por utilización de un vehículo sin que éste tenga que ser de tipo industrial, algo que denuncian no se les exige a los empresarios en general. Y es que pese a que la mitad de los emprendedores necesita el coche para poder desarrollar su trabajo, solo un 9,4% tiene un vehículo específico y exclusivo para la actividad, mientras que el 86% utiliza el suyo particular también para sus desplazamientos profesionales. De igual manera, solicitan que puedan deducirse también los gastos aparejados al transporte, como el combustible y el mantenimiento del vehículo.

Por otra parte, desde UPTA denunciaron la situación que viven miles de autónomos que continúan teniendo que adelantar el IVA de las facturas no cobradas. Y ello pese que en la legislación fiscal se intentó subsanar aprobando el IVA de caja, algo que tampoco ha funcionado.

Además, ambas organizaciones consideran necesario recuperar la situación por la que cotizaban los autónomos societarios, a fin de que este gasto se lo puedan deducir. Esto serviría para que esas 450.000 firmas cotizantes elevaran la base mínima, como sostienen que haría hasta el 67%. Para hablar de todas estas peticiones se ha pactado crear una comisión técnica con Hacienda.

Más de 200.000 tarifas planas

Un total de 208.361 autónomos se benefician de la tarifa plana de 50 euros o de la reducción del 80% de la cuota, según los datos a 31 de agosto del Ministerio de Empleo incluidos en una reciente respuesta parlamentaria. Suponen así más de la mitad de los trabajadores por cuenta propia que tienen reconocido el derecho a tener algún tipo de deducción: 366.642 en total. Es decir, que más de uno de cada diez emprendedores paga una cotización inferior a la establecida.

Esta tarifa plana se mantendrá en la reforma que se está negociando, aunque el Gobierno planea elevar ligeramente su coste para asemejarlo al contrato de formación y aprendizaje, lo que subiría la cuota a 60 euros al mes. En cualquier caso, desde el Congreso ya instaron a ampliarla a tres años.

 

Fotos

Vídeos