El Comité Europeo de Alcoa demanda a la multinacional por el cierre de las plantas de Avilés y La Coruña

La 'marcha del aluminio' de los trabajadores de Alcoa a su llegada a Oviedo./Tarek Halabi
La 'marcha del aluminio' de los trabajadores de Alcoa a su llegada a Oviedo. / Tarek Halabi

La aluminera afirma ahora que las clausuras «aún no están decididas, depende del periodo de consultas» abierto

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZOviedo

A las 9 de esta mañana concluyó el ultimátum que los sindicatos de las plantas europeas de Alcoa habían dado a la multinacional para que diera marcha atrás en su decisión de cerrar las plantas de Avilés y La Coruña. Y como cabía de esperar, la compañía no ha atendido el requerimiento, por lo que el Comité Europeo de Alcoa ha dado orden a sus servicios jurídicos para que redacten una denuncia contra la empresa por vulneración de los derechos de información y consulta al citado comité en el que están representados los representantes de los trabajadores de todas las plantas de la aluminera en Europa. Esta demanda se presentará ante la justicia holandesa, puesto que es donde se encuentra la sede del Comité Europeo de Alcoa.

El citado comité mantuvo un encuentro a través de videoconferencia a última hora de la mañana de hoy. En ella se analizó la situación, las gestiones que se están llevando a cabo para evitar los cierres de las plantas de Avilés y La Coruña y las medidas a llevar a cabo una vez que la empresa no atendió su requeirimiento. El ultimatum se lo dieron la pasada semana, cuando el Comité Europeo dio de plazo hasta las 9 horas de hoy para que la compañía incorporara en su planificación de los cierres anunciados el informe de este comité, como recogen los estatutos. Alcoa no cuenta con esa documentación y para cuya elaboración se requiere de más tiempo que los plazos fijados por la empresa para presentar los expedientes de extinción, que quiere registrar este miércoles. Por ello, y como ya avanzó EL COMERCIO el pasado viernes, el Comité Europeo presentará la demanda contra el cierre de las plantas al haberse vulnerado el derecho de información y consulta de este órgano.

Según pudo saber este diario, Alcoa justificó ante los sindicatos su decisión de no atender el requerimiento en que «no hay ninguna decisión para el cierre de las plantas en marcha». Según explicaron los sindicatos, la compañía les dijo ahora que «las decisiones se tomarán tras el periodo de consultas».

Los trabajadores de Alcoa, así como el Gobierno central, Principado, partidos políticos y sindicatos son conscientes de que una buena parte de la partida de ajedrez que se ha comenzado con Alcoa se jugará sobre el tablero de Europa. Por eso, la demanda que se interpondrá ante la Justicia ordinaria holandesa es solo una de las medidas que se llevarán a cabo. También la la Comisión Europea y el Parlamento comunitario se llevarán a cabo diversas iniciativas con el objetivo de «europeizar» el conflicto. Lo cierto es que varios gobiernos de la UE están siguiendo con lupa el conflicto ante el temor de que un posible cierre de las plantas de Avilés y La Coruña de Alcoa pueda ejercer un efecto dominó para la deslocalización de otras industrias del continente que están en manos de multinacionales.

Síguenos en:

Temas

Alcoa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos