El Gobierno subirá hasta un 12% las bases máximas de cotización a la Seguridad Social

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá. /Efe
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá. / Efe

La AIReF avala el plan presupuestario de Sánchez y prevé que el déficit solo se desvíe este año una décima hasta el 2,8% del PIB

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

El plan de ingresos que estima obtener el Gobierno en su proyecto presupuestario remitido a Bruselas es «factible». Eso sí, si en el apartado de los ingresos se suman las medidas comentadas por Hacienda con la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) con posterioridad. Una de ellas es la subida de las bases máximas de cotización a la Seguridad Social en un 10% o 12%, lo que supondría un aumento en sus arcas de entre 1.000 y 1.200 millones de euros, según ha asegurado este jueves durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso el presidente de la AIReF, José Luis Escrivá.

En la actualidad la base máxima de cotización para un asalariados está situada en 3.803,70 euros, y la mínima en 858,6 euros, por lo que una subida del 10% elevaría la base máxima en 380,3 euros, hasta el entorno de 4.184 euros, mientras que si se eleva un 12%, supondría 456,4 euros más, hasta los 4.260 millones de euros.

Por tanto, los ingresos que había calculado el Gobierno de 7.178 millones es similar a lo que prevé la AIReF una vez sumada esta medida que, según sus cálculos, estarían en una horquilla entre los 6.078 y 7.698 millones de euros. «Nos han comunicado medidas posteriores al plan presupuestario», argumentó Escrivá, que además explicó que las cotizaciones «pasarían a crecer un 6,7% en 2019 al 5,5% este año».

Explicó que creen viable la recaudación prevista en el Impuesto de Sociedades de más de 1.700 millones de euros, así como la fiscalidad verde consistente en la subida del diésel (670 millones). Por el contrario, estiman una menor recaudación por el aumento del IRPF en las rentas más altas. En concreto, sus cálculos se quedan en los 245 o 250 millones de euros, frente a los 328 millones previstos por Hacienda.

Con todo ello, la Autoridad Fiscal prevé que el déficit se desvíe solo una décima hasta el 2,8% de lo comprometido por el Gobierno socialista con Bruselas y ve «factible» cumplir el 1,8% para 2019.

Aumento de la renta de las familias

En cambio, por el lado de los gastos, la AIReF considera que las partidas recogidas en el plan presupuestario serán de 300 millones más de lo previsto por el Gobierno hasta los 2.886 millones. Este aumento se debe al impacto que puede tener la supresión del copago en los grupos más vulnerables, mientras que el Ejecutivo calcula ningún efecto económico en su plan por esta medida.

Respecto a la subida del salario mínimo a los 900 euros, Escrivá aseguró que puede tener un impacto negativo de 40.000 puestos de trabajo en la creación de empleo y de una décima en el consumo y en el PIB. Eso sí, la cara amable de la medida, según sus estimaciones, es que supondrá un aumento adicional de la renta disponible de las familias de 1.750 millones de euros ya que supondrá un aumento de la remuneración de los asalariados de 700 millones. La subida «sin precedentes» del SMI impactará en 1,2 millones de trabajadores, lo que supone en torno al 8% de los asalariados.

«Es una subida realmente intensa que no tiene precedentes en la serie», afirmó Escrivá, que estimó que tras descontar la creación de empleo que se podría derivar del alza del SMI, la renta disponible podría aumentar unos 500 millones de euros solo por la subida de salarios. A ello se sumarán 1.250 millones procedentes de las transferencias netas a hogares que se derivan de los Presupuestos. En total, unos 1.750 millones de euros el próximo año.

Cumplir las reglaspara bajar la deuda

Y en cuanto a la deuda pública, la Autoridad Fiscal calcula que si no hay medidas adicionales y no se reduce más el déficit estructural, bajaría solo hasta el 90%, un nivel «todavía muy elevado». Por tanto, Escrivá incidió en que para bajar al 60% del PIB en el 2034 habría que acometer un plan concreto de reducción del actual déficit estructural del 2% al 0,5 % que plantea Bruselas. «Solo cumpliendo con los compromisos de la UE se lograría llegar al 60% del PIB a mediados de la próxima década», aseguró.

En este sentido se ha referido a la recomendación que hace la AIReF al Ejecutivo para que elabore un plan de medio plazo que permita «transitar» hacia ese déficit estructural que marca Bruselas del 0,5 % una vez que se ha salido del procedimiento de déficit excesivo.

 

Fotos

Vídeos