Industria espera llegar a junio con la «garantía de un inversor para Alcoa»

Industria espera llegar a junio con la «garantía de un inversor para Alcoa»

Reyes Maroto ha afirmado que el estatuto para las electrointensivas «da una seguridad a la empresa sobre el precio de la energía»

EFE

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha dicho este martes que con el Estatuto de Consumidores Electrointensivos y otras medidas en las que el Gobierno trabaja con la Xunta de Galicia y el Gobierno de Asturias, esperan llegar a junio con «una garantía de un inversor» para Alcoa.

Maroto ha afirmado que el Ejecutivo no tiene «certeza todavía» de que Alcoa haya tomado una decisión sobre el complejo de San Ciprián, en Lugo, después de que la empresa haya alertado de que la viabilidad de su planta de aluminio está en riesgo y su futuro peligra si el Gobierno no adopta más medidas.

La titular de Industria ha manifestado que el Estatuto «da una seguridad a Alcoa sobre el precio de la energía», un instrumento que pedía la compañía para «dibujar esa necesaria inversión que tiene que hacer otra empresa para la compra».

Maroto ha incidido en que con el Estatuto del Consumidor Electrointensivo hay una «garantía mayor» para las 153 empresas electrointensivas del país que cuentan con 150.000 empleos.

La ministra ha opinado que la anterior «ausencia» del Ministerio de Industria ha tenido «unas consecuencias muy negativas» en cuanto a la deslocalización y cierre de empresas y ha confiado en que con el Estatuto y otras medidas en las que trabaja el Gobierno se pueda llegar al 30 de junio con una garantía de un inversor para Alcoa.

Más información

La planta lucense es la única fábrica de aluminio primario que Alcoa mantiene abierta en España, tras el cierre de las de Avilés (Asturias) y A Coruña, en las que sólo permanecen activas las funciones y cuya venta, que se negocia desde hace meses.

Alcoa considera que el borrador del Estatuto de Consumidores Electrointensivos «no aporta la solución que la industria del aluminio primario en España necesita para su sostenibilidad», lo que podría poner en riesgo la venta de las plantas de Avilés y A Coruña.