Mariví Monteserín pide un «voto de confianza» para Parter Capital

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín.
La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín. / Marieta

La alcaldesa de Avilés se compromete a hacer todo lo que esté en su mano para «convencer a la nueva empresa de las ventajas, posibilidades y atractivos» de la ciudad para que mantenga su actividad en el futuro

EFE

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, ha pedido este sábado un «voto de confianza» para la única oferta que ha quedado sobre la mesa, la del fondo suizo Parter Capital, para hacerse con las dos factorías de Alcoa. En rueda de prensa, la regidora ha señalado que hará todo lo que esté en su mano para «convencer a la nueva empresa de las ventajas, posibilidades y atractivos de Avilés para que continúe su actividad y su proyecto industrial, más allá de los dos años anunciados».

«Vamos a demostrarles en este tiempo que merecía la pena venir a Avilés y mantener la actividad. Ese va a ser mi empeño como alcaldesa desde ya mismo», ha puesto de manifiesto Monteserín.

Asimismo, ha recordado que el pasado mes de octubre la multinacional planteó un anuncio de cierre definitivo, tras el cual se abrió un proceso de negociación en el que se ha conseguido «obligarla» a vender sus fábricas para mantener la actividad y el empleo, un objetivo que «está conseguido».

Monteserín ha considerado «imprescindible» que el nuevo Gobierno de España apruebe el estatuto de los consumidores electrointensivos para dar estabilidad a la empresa Alcoa, al igual que a otras compañías de la región.

La resolución del conflicto de Alcoa encara su recta final esta próxima semana y empieza la cuenta atrás para perfilar detalles sobre la única oferta que ha quedado sobre la mesa, la del fondo suizo Parter Capital, que abarca a las dos factorías que la multinacional quería cerrar: Avilés y A Coruña.

Al final, todas las partes implicadas en el proceso para dar una salida a la situación de las dos fábricas -Gobierno central, autonómicos, sindicatos y empresa- han aceptado la oferta de Parter, aunque los sindicatos quieren mayores precisiones y garantías sobre su proyecto industrial.