Los sindicatos reclaman unidad política para frenar el cierre de las factorías

El comité de empresa de Avilés antes de la reunión con Alcoa. /  E. C.
El comité de empresa de Avilés antes de la reunión con Alcoa. / E. C.

Proponen al Gobierno central que retrase la convocatoria de la subasta de interrumpibilidad hasta que se resuelva el conflicto con la multinacional

L. CASTRO GIJÓN.

Los representantes sindicales se reunieron ayer, al término de la sesión de control en el Congreso de los Diputados, con los diferentes grupos parlamentarios para reclamarles unidad política a la hora de afrontar el cierre anunciado por Alcoa. Quieren que ejerzan una presión conjunta y exigen al Gobierno central que busque la forma de forzar a la multinacional a mantener la actividad en las plantas de La Coruña y Avilés. «Nos han mostrado su apoyo, pero esperamos que pasen de los gestos a los hechos y obliguen a la empresa a retirar el ERE y mantener en funcionamiento las dos factorías», reclamó Sergio Sobrido, representante sindical de USO.

Para ello, Alcoa debería presentarse a la próxima subasta de interrumpibilidad que tendrá lugar aproximadamente en un mes, pues de lo contrario las plantas de Avilés y La Coruña se quedarían sin suministro eléctrico para 2019. Esto además de impedir el mantenimiento de la actividad, dificultaría enormemente la venta de las instalaciones. «El Gobierno tiene que poner todo de su parte e, incluso, esperar un poco para convocar la subasta y prorrogar esta hasta que se solvente todo esto», planteó el presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz (CC OO).

A pesar de que todos los grupos políticos les han mostrado su apoyo, están «preocupados» por el devenir de la situación. Especialmente al ver que la multinacional no varía en su posición y se niega a negociar alternativas. Por eso, piden a los grupos parlamentarios que dejen a un lado sus diferencias y cooperen con el Ejecutivo para evitar que «miles de familias acaben en la calle».

Lo principal, dijo Daniel Cuartas (UGT-FICA), vicepresidente del comité de empresa de Avilés, «es que a Alcoa se le quite de la cabeza el cierre de las plantas a partir del 30 de noviembre». Sea como sea, insistió, «esta situación tiene que revertirse y luego que cedan para vender».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos