Moriyón: «Foro debe redefinir su papel, no vale solo con ser regionalistas»

Carmen Moriyón fue entrevistada ayer en el programa La Lupa, en Canal 10. / J. SIMAL

La todavía alcaldesa de Gijón se siente «orgullosa» de su gestión municipal y lamenta que el centroderecha esté «debilitado por las broncas internas»

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Un día después de anunciar su renuncia al escaño conseguido en las urnas el pasado domingo, Carmen Moriyón ya piensa en su vuelta al hospital de Cabueñes, de donde salió hace ocho años para iniciar su carrera política. La todavía alcaldesa de Gijón -el próximo día 15 se constituirán las nuevas corporaciones-, no recogerá el acta de diptada, pero sí seguirá como presidenta de Foro de cara a los próximos años, un cargo que no se planteó dejar después de que los distintos candidatos y cargos del partido le llamasen tras los «malos resultados» del domingo mostrándole su apoyo. «Estoy convencida de no abandonar ya que las elecciones son un examen a la candidata, no a los cargos internos. No puedo tirar por la borda el trabajo de estos meses y tenemos buena base», afirmó ayer Moriyón durante su entrevista en La Lupa de Canal 10.

El partido, eso sí, deberá pasar por un proceso de renovación para «volver a entusiasmar» al electorado asturiano como ya lo hizo tras su irrupción en 2011. Este será, según explicó, el principal reto pendiente de su presidencia para volver a ganar peso político en las próximas elecciones. «En el corto plazo el centroderecha asturiano tiene que volver a organizarse. Ese es nuestro reto. Foro tiene que volver a definir su papel, conseguir un proyecto reconocible y entusiasmar de nuevo. No vale solo con ser un partido regionalista», aseveró. En este sentido, Moriyón se mostró convencida de que el partido «debe renovarse y va a renovarse», una tarea en la que, a su juicio, puede tener un papel importante.

A la hora de explicar los malos resultados de su partido el pasado domingo, Moriyón lo explica en base a tres factores. Primero, a la estrategia impulsada «desde La Moncloa» tras la moción de censura para «ganar las elecciones» en base a diversos anuncios de ventajas económicas y laborales para la ciudadanía. En esta misma línea enmarca la estrategia socialista en la que «todos los partidos de centroderecha son Vox», un planteamiento que, a su juicio, se aderezó con el «miedo a que llegase la ultraderecha».

Ya en clave regional, Moriyón explicó que su manera de plantear la campaña electoral fue «en positivo», al contrario que otros partidos del Principado que, a su parecer, optaron por «entrar en confrontación» y enrarecer el ambiente. «A alguna parte del electorado le gusta esa manera de hacer política y parece que nosotros no llegamos a captar su atención», sostiene.

También tuvo reproches la regidora de Gijón hacia el Partido Popular y recordó que «tumbó el Gobierno de Foro para aliarse con el PSOE». «La imagen de la derecha en Asturias está muy debilitada. Ahora los asturianos asocian la derecha a broncas internas y todo eso influye», añadió.

En clave local

Ya en clave local, lo primero a lo que hizo referencia fue a la renuncia de Álvaro Muñiz, cabeza de lista del partido por Gijón que decidió no ser concejal para dar entrada al número cuatro de la candidatura, Rubén Hidalgo. «Los resultados en al Ayuntamiento no fueron buenos. De todas formas, los tres concejales son jóvenes, competentes y conocen los problemas de la ciudad de primera mano. Con Álvaro hay muy buena conexión y optó por ser más útil desde la presidencia», explicó.

A la hora de valorar su época como alcaldesa, Moriyón considera que la experiencia ha sido «muy positiva», sobre todo teniendo en cuenta la distancia que les separó en todo momento del Gobierno del Principado. «Nos machacó este aislamiento, pero hicimos cosas positivas», afirmó. Destacó en especial los consensos, la reducción del desempleo en la ciudad «en 10.000 personas» o la tramitación definitiva del Plan General de Ordenación (PGO).

En este sentido, reconoció que hubo momentos difíciles, sobre todo cuando la oposición trató de bloquear a Foro «a través de vetos» o con los repetidos intentos por concretar una moción de censura. «Fue más duro el primer mandato. Nos llamaban okupas porque veníamos a invadir su espacio burbuja. Ellos estaban acomodados y se notó», explicó durante el programa.

Moriyón, asimismo, confiesa que «nunca» se arrepintió de la decisión tomada y que ahora se reincorporara con ilusión al Servicio de Cirugía. «Es un orgullo volver a las órdenes de mi jefe. Ya hablé con él el lunes, después de comunicar la decisión a mis compañeros y parece que puedo encajar», concluyó.