Dos alcaldes sin oposición alguna

Lorido, ganador en Santa Eulalia de Oscos. / DAVID SUÁREZ FUENTE
Lorido, ganador en Santa Eulalia de Oscos. / DAVID SUÁREZ FUENTE

El Partido Socialista obtuvo todos los concejales en Santa Eulalia de Oscos y OnísVíctor Lorido, con un 83,64% de los apoyos, y José Manuel Abeledo, con el 89,71%, son los ediles más votados de Asturias en las elecciones

L. RAMOS / D. S. FUENTE BENIA /SANTA EULALIA.

Los hay que celebran la victoria aunque hayan perdido escaños y otros que, aunque ganan las elecciones, no podrán gobernar. En el caso de los alcaldes de Santa Eulalia de Oscos y Onís no hay discusión posible. Arrasaron, convirtiéndose en los alcaldes más votados de Asturias y metiéndose en la lista de los que más porcentaje de votos recibieron en España. «Aquí vamos todos en la misma dirección», explicaba el candidato del PSOE a la Alcaldía de Santa Eulalia, Víctor Lorido, donde su partido obtuvo la totalidad de los concejales de la corporación municipal, siete en total. Un hecho que «nunca había ocurrido en el concejo», decía el socialista, quien ha logrado recuperar la Alcaldía para su partido con mayoría absolutísima. Se llevó 230 votos de 284 posibles, dejando en 30 al PP. Un 83,64% de apoyo.

El alcalde compatibilizará su trabajo de veterinario con la Alcaldía, «como hicieron hasta ahora los otros alcaldes. Estaré al pie del cañón para todos los asuntos», promete. El PSOE no ganaba en el concejo desde 2003, con Marcos Niño, quien abandonó el partido a final de legislatura y no quiso presentarse por ninguna sigla, venciendo IU en las elecciones de 2007 y 2011, con José Antonio Riveras a la cabeza. En 2015, Marcos Niño presentó una candidatura independiente y consiguió hacerse con la Alcaldía, obteniendo cuatro concejales frente a los tres de los socialistas.

Lorido lleva en la política municipal desde el año 2008, aunque en 2015 no salió elegido concejal. Es la primera vez que se presenta como cabeza de lista y lo hace acompañado de un equipo cuya edad media es de 30 años y en el que predominan los ganaderos, aunque también hay una maestra, una trabajadora social y un agente de seguros. «No voy a delegar competencias», aseguraba este joven político que aunque ganó las elecciones con 32 años, será alcalde a los 33, ya que su cumpleaños es el próximo 3 junio.

En la otra punta de la región, en Onís, el actual regidor, el también socialista José Manuel Abeledo, logró por segundo año consecutivo teñir de rojo el Ayuntamiento, convirtiéndose en el edil más votado de la región en cuanto a porcentaje. No tiene rival. Y no es una frase hecha, sino la realidad, pues los siete concejales de la corporación municipal serán de nuevo del PSOE. El regidor no solo reedita su aplastante victoria frente a un PP que se quedó en 39 votos frente a los 436 de los socialistas, sino que además mejora las cifras de los últimos comicios, haciéndose con el apoyo del 89,71% de los votantes, cuatro puntos y medio por encima de 2015.

«Estoy muy contento, ya no por el hecho de no tener oposición, sino por haber sumado tan alto porcentaje de votos, que se traducen en un enorme respaldo que nos da mucha confianza, ganas de hacerlo bien y de seguir trabajando por este pequeño concejo», explicaba ayer. Su línea de trabajo, aseveró, seguirá siendo la misma: «Cercanía a los vecinos, que no les falte de nada y procurar que los servicios que damos desde el Ayuntamiento sean los mejores». Precisamente esa cercanía, que se traduce en verle habitualmente compartiendo cafés o charlas con sus paisanos, quienes no dudan en decirle a la cara todo aquello con lo que están o no conformes, fue, cree Abeledo, la que le ha servido para reeditar su aplastante mayoría. «La sinceridad y la transparencia son fundamentales, es muy importante que los vecinos sepan en qué se gastan sus impuestos», indicó, y recalcó la importancia de «vivir el día a día con los vecinos, estar al pie del cañón para lo que necesiten y, sobre todo, ser uno más. La política es pasajera y el día de mañana vas a volver a tu puesto, a la calle, por eso es importante que no te cambie», agregó.

Caracterizado por su firmeza a la hora de defender los intereses de Onís, muchas veces plantando cara a sus propios compañeros de partido al frente del Principado, José Manuel Abeledo comparte un objetivo con su compañero de Santa Eulalia: «Fijar población, luchar contra el despoblamiento».