El PSOE de Castrillón ve «prematuro» hablar de un gobierno de izquierdas

Yasmina Triguero, ayer en su despacho del Ayuntamiento, con papeleo amontonado. / MARIETA
Yasmina Triguero, ayer en su despacho del Ayuntamiento, con papeleo amontonado. / MARIETA

Izquierda Unida se abre a la posibilidad de llegar a acuerdos con los socialistas y Podemos para «dar respuesta a nuestros electores»

SHEYLA GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

Los resultados electorales del pasado domingo abrieron una puerta a varias posibilidades de gobierno, aunque la mayoritaria sería la unión de los partidos de izquierdas. Izquierda Unida, PSOE y Castrillón Sí Puede suman once concejales, uno más que PP, Ciudadanos y Vox. A pesar de esto, los socialistas se muestran cautos y ven «prematuro» hablar de un gobierno de izquierdas.

Su cabeza de lista, Javier González, hacía balance ayer de la situación política tras los comicios municipales. «Estamos orgullosos del resultado obtenido, es fruto del trabajo y del compromiso de la última legislatura», destacó, a la vez que hizo hincapié en que «el PSOE siempre está a la altura de las circunstancias y el objetivo será dar estabilidad al gobierno local».

Desde Izquierda Unida, segunda fuerza en número de votos, se mostraban en cambio abiertos a llegar a acuerdos entre los tres partidos. «Intentaremos mantener un gobierno de izquierdas porque somos responsables con los electores que hemos tenido», comentó Yasmina Triguero, que apuntó que «estamos abocados a intentar entendernos para dar respuesta a esos vecinos que hemos concentrado entre las tres fuerzas políticas».

Por delante les quedan algo más de quince días para ponerse de acuerdo. «Van a ser semanas intensas de trabajo para buscar una solución de gobernabilidad», comentó Javier González. El tercer grupo implicado, Podemos Castrillón, también se mostraba cauto. «Nosotros tenemos que esperar a ver cómo evolucionan y se posicionan los otros dos partidos. Lo que tenemos claro es que no vamos a dar el voto a ciegas, habrá que ver el programa y las propuestas, no las siglas», declaró Eva Menéndez.

Yasmina Triguero también aprovechó el día después de las elecciones para valorar los resultados de su partido, que pierde tres concejales respecto a 2015. «Es patente que hemos descendido en el número de votos respecto a 2015, que pueden ser de personas que se hayan querido quedar en casa o bien votar a otras fuerzas políticas. Entendemos que una parte haya ido al PSOE porque es quien ha crecido siguiendo la estela del resto de resultados», destacó la candidata y actual alcaldesa en funciones, que también añadió que «también hay que ver y hacer autocrítica sobre una gestión municipal de doce años». A pesar de todo, valoran que siguen siendo «la fuerza más votada de la izquierda». Algo que ven «muy importante» después de doce años de gobierno.

Aunque la pelota está en el tejado de estos tres partidos, el ganador oficial, el PP, ayer se mostraba abierto a intentar negociar su propio gobierno. «Ha quedado claro que nos piden un cambio y que el pueblo no quiere a IU, ellos tendrán que justificar sus alianzas», comentó Eloy Alonso, que si bien recalcó que «yo no tengo problema en negociar nada con nadie. El 90% de los programas son comunes, se pueden llegar a puntos en común que hagan salir adelante el gobierno».

A pesar de esto esperará a ver qué sucede los próximos días entre el resto de fuerzas, « habrá que esperar pero que quede claro que yo no tengo líneas rojas», sostiene el líder popular.

Más