Redes separadas para las aguas negras y de lluvia

I. V.

Diez millones de euros de inversión en la cuenca este para instalar redes de saneamiento en las que, a diferencia de lo que ocurre ahora, las aguas pluviales y de escorrentía se conduzcan por separado de las aguas negras. Es la propuesta que hace Por Gijón para evitar que el sistema actual «colapse aguas abajo» en días de fuertes lluvias, y reducir así los alivios que se producen en el Piles y que acaban en el mar. Se actuaría en cuatro áreas: Nuevo Roces-Granda, Somió-La Providencia, Viesques y Roces. David Alonso añadió que también «solucionaría las pequeñas inundaciones que se producen en Viesques y Nuevo Roces».