«Trabajaremos para tener un Ayuntamiento facilitador, no un obstáculo como ahora»

Nacho Cuesta quiere un Consistorio unido a los funcionarios.

Nacho Cuesta asegura que Oviedo «se ha gobernado desde el sectarismo» y promete «un cambio radical» para sacarlo de la «parálisis»

P. A.OVIEDO.

«Oviedo está paralizada, sin actividad y necesita un cambio radical». Es el mensaje que trasladó ayer Nacho Cuesta, candidato a la Alcaldía por Ciudadanos. Dibujó un Ayuntamiento que «es un obstáculo», frenando «proyectos extraordinarios de mucha gente», y se comprometió a liderar «una acción política definida, de la mano de los funcionarios, para convertirlo en un Ayuntamiento facilitador».

Cómodo en el uso de sus turnos de palabra y dirigiéndose en la mayoría de las ocasiones a la aspirante por Somos, Ana Taboada, lamentó que en estos últimos cuatro años «se ha gobernado desde la ideología, desde el sectarismo, para los afines, para los de los contratos menores». Cuatro años en los que el Principado «ha menospreciado a Oviedo», y puso como ejemplo el estado del Prerrománico.

En el plano del Urbanismo, apostó por un campus universitario, modelo americano, para El Cristo-Buenavista, que además, dijo, «servirá para liberar terreno» para crear la Ciudad de la Justicia alrededor de Llamaquique; del proyecto del Bulevar de Santullano criticó que ha sido patrimonializado», que «no garantiza la seguridad de la iglesia, ni reduce la contaminación». En El Asturcón se comprometió a crear otra «ciudad», esta vez la del rugby, y «campamentos infantiles», idea que también propuso Concha Masa, por IU.

Defendió las bondades del área metropolitana, pero «dejando claro que la capital es la capital del Principado». Una capital que, lamentó, «deja deudas millonarias a pagar a generaciones futuras por el Calatrava, El Asturcón, 'Silicon Valley' o el mercado de abastos'». Un Oviedo que él promete «llenar de actividad».