Empresarios y expertos reclaman que el área central potencie el tren y unifique normativas

Los presidentes camerales Carlos Paniceres (Oviedo), Luis Noguera (Avilés) y Félix Baragaño (Gijón); el director del SabadellHerrero, Pablo Junceda; el presidente de Fade, Belarmino Feito; su vicepresidenta, María Calvo; Jorge Rodríguez, director de proyectos de Vectio, la consejera delegada de Masymas Eva Rodríguez, el profesor de la Universidad de Oviedo Fermín Rodríguez, el director general de EL COMERCIO, Goyo Ezama, y el director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez. / FOTOS: JORGE PETEIRO
Los presidentes camerales Carlos Paniceres (Oviedo), Luis Noguera (Avilés) y Félix Baragaño (Gijón); el director del SabadellHerrero, Pablo Junceda; el presidente de Fade, Belarmino Feito; su vicepresidenta, María Calvo; Jorge Rodríguez, director de proyectos de Vectio, la consejera delegada de Masymas Eva Rodríguez, el profesor de la Universidad de Oviedo Fermín Rodríguez, el director general de EL COMERCIO, Goyo Ezama, y el director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez. / FOTOS: JORGE PETEIRO

«Las cercanías tienen las mismas frecuencias desde hace 40 años y el HUCA está sin parada» | Lamentan, en el Fórum EL COMERCIO, que cada concejo tenga su horario de carga y descarga y condiciones distintas para las licencias

RAMÓN MUÑIZ / MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Cinco ayuntamientos y el Principado firmaron el 28 de febrero un convenio con el que nace el área metropolitana de Asturias, proyecto para crear un espacio de coordinación entre las administraciones que actúan en la zona central y al que le ha costado una generación cristalizar. La idea se manejó en los años 70, quedó redactada en el estatuto de autonomía de 1981 y desde entonces todos los intentos de darle forma se cuentan por fracasos. ¿Qué significa el paso dado, cuáles son las urgencias de este espacio y hacia dónde debe dirigirse? De todo ello se habló ayer en el Fórum EL COMERCIO. «Vamos a escuchar a los técnicos y especialistas, no a los políticos, pese al momento en el que estamos», indicó Pablo Junceda, director general del banco SabadellHerrero, entidad colaboradora de la jornada.

El ejercicio evidenció el retraso que lleva la región en algo vital para su futuro. «Asturias se encuentra en una situación delicada, se están creando la mitad de empresas por habitante que en el resto de España y los niveles de inversión son bajos; tenemos la opción de no hacer nada y en no mucho tiempo quedar como una región de unos 700.000 habitantes, o apostar por ser una comunidad dinámica que ponga la actividad productiva en el centro de las decisiones públicas», reclamó María Calvo, vicepresidenta de la Federación asturiana de empresarios (Fade). La también economista recordó que si bien el área metropolitana «no lo va a solucionar todo», un estudio del RegionLab de la Universidad de Oviedo estima que es capaz de incrementar un 10% la productividad de la región «como consecuencia de las economías de escala».

Tal y como está hecha ahora Asturias, pierden eficacia las empresas pero también los ciudadanos. «La gente está desconcertada porque no sabe qué transporte público coger para ir al HUCA; es uno de los mayores centros que atrae personas y no tiene ni tren ni buenos autobuses, lo que provoca que desde las alas muchas veces al final pagues un peaje al coger un taxi de 40 euros», puso como ejemplo Jorge Rodríguez, director de proyectos de Vectio, consultora especializada en transportes con encargos a ambos lados del Atlántico. Eva Rodríguez, consejera delegada de Masymas, reconoció que la compañía sufre «quebraderos de cabeza» debido a que cada concejo tiene una normativa diferente: «Hay horarios distintos de carga y descarga, lo que a nivel operacional amplía los tiempos de espera. Y los criterios para obtener licencia de apertura también son distintos, como los accesos a los locales de gran afluencia».

La ciudad que era industria

Son los roces propios de un espacio diseñado para otra cosa, según expuso el catedrático de Análisis Geográfico Regional Fermín Rodríguez. «Hace 150 años se asentó aquí un distrito industrial, que empezó escarbando carbón, quemándolo en un alto horno y haciendo chapa para barcos; cuando el país era muy rural aquí se hizo algo diferente», evocó. Son los tiempos en los que Josep Pla viaja a la Asturias de la revolución de 1934 y la describe como «un oasis lleno de vida» en el que en cada pueblo se organiza un comité para asegurar el abastecimiento y la logística; «un enorme aparato burocrático», describió.

«Ese distrito industrial avanzó, en los años 70 logró su máxima actividad y después evolucionó a otra cosa, un área metropolitana, un sujeto urbano», agregó. El profesor de la Universidad de Oviedo reconoció ahí el papel de la Diputación y el acierto de la ejecución de la 'Y', afán común que posteriormente se fue diluyendo. «Estamos entre las diez mayores ciudades del Arco Atlántico según los criterios estadísticos de la Unión Europea, pero no existe unidad funcional; hace falta un organismo que funcione con un pensamiento estratégico», planteó.

Tras varios intentos, el convenio que pone la primera piedra se ha firmado sin el Ayuntamiento de Oviedo, al negarse Somos y el PP local. «Estamos preguntando si somos un área metropolitana, pero me parece que la cuestión es si realmente lo queremos ser», apuntó Jorge Rodríguez. Desde la oficina londinense de Vectio la consultora realizó un trabajo para Amazon, identificando los riesgos de distribución que podía sufrir en diferentes enclaves. «Yo personalmente coordiné el trabajo de Lugones, que era muy pequeñito, y puedo asegurar que para el responsable de expansión de Amazon, Asturias es un área metropolitana. Si lo es para él, ¿qué sentido tiene que nosotros discutamos si lo somos o no? Deberíamos estar discutiendo cómo nos proyectamos hacia fuera y nos hacemos más atractivos», animó este especialista en transportes. «En vez de ello, lo que hacemos es pelearnos sobre si Amazon va a Lugones o a Olloniego», criticó.

Optimizar la productividad

«Es necesario que haya una entidad o un órgano que lidere a todas las partes, que aproveche las sinergias», defendió Eva Rodríguez. Como consejera delegada de Masymas es consciente de que la unificación de normativas que reclama entre los ayuntamientos «a lo mejor supone tirarnos piedras a nuestro tejado, porque entre todas se opta por los criterios más duros, pero todo lo que sea simplificar, racionalizar y unificar criterios y horarios nos permitirá trabajar de una manera planificada, optimizando tiempos e incrementado productividad», abundó.

Los ponentes de una mesa redonda presentada por el director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, coincidieron en la urgencia de dar forma al área metropolitana con medidas cuyo beneficio redunde de inmediato en el ciudadano.

«Hay que echar la bicicleta a andar, pero con acierto», dijo el profesor Rodríguez. Ahí, además de unificar normativas dispares, especialistas y empresarios coincidieron en la necesidad de revitalizar el transporte ferroviario. «Sería bueno tener una parada en el HUCA», admitió Eva Rodríguez. «Está bien pensar en las cercanías porque en 40 años no hemos hecho nada, las frecuencias y las vías son exactamente las mismas y el nuevo HUCA está sin parada», añadió Jorge Rodríguez. «Asturias tuvo la suerte de que en su día se hiciera la red de Feve; no es normal que un territorio cuente con tanta vía estrecha. En realidad se puede hacer funcionar como un metro, por eso perder ese activo sería un suicidio. Sí, mantenerlo es costoso pero no tanto como hacerlo y las reformas que se ejecuten son obras cuyo beneficio dura un siglo», respaldó el profesor Rodríguez.