https://static.elcomercio.es/www/menu/img/bodega-sidras-desktop.jpg

«La sidra y su cultura nos han abierto la puerta al futuro laboral»

«La sidra y su cultura nos han abierto la puerta al futuro laboral»
Alumnado, formadores y organizadores, ayer, tras la entrega de diplomas, en el Llagar de Roza. / P. NOSTI

La ONG Acción contra el Hambre forma en tratamiento y escanciado a nueve personas desempleadas

LYDIA IS

Culinos de integración laboral. Miriam González, José María Castañón, Libertad Salguero, Gema Fernández, Francisco Martín, César González, Dolores González, Jorge López y Jesús Bolaños se diplomaron ayer en tratamiento y escanciado de sidra. Lo hicieron en el Llagar de Roza, en Nava, en el marco de una espicha.

Los nueve son los primeros participantes en el curso impartido por la Asociación para el Fomento de la Sidra Tradicional Asturiana que forma parte de las actividades del proyecto Vives Emplea, que la ONG Acción contra el Hambre tiene en marcha en la región para aumentar las oportunidades laborales de personas en desempleo y en situación vulnerable. «El objetivo es dotar a los participantes de herramientas que les permitan acceder al mercado laboral y nos pareció que la cultura sidrera era un buen nicho, sobre con vistas a la temporada estival», explicó Paloma Gallego, gestora de programas de inclusión sociolaboral de la fundación Acción contra el Hambre Asturias. El proyecto fue financiado por el Fondo Social Europeo y la Obra Social La Caixa.

La organización comenzó a colaborar con el Ayuntamiento de Cabranes en noviembre y desarrolló el curso en Torazu. «El trabajo en la sidra no es solo escanciarla en un bar, va mucho más allá y en ello quisimos insistir, además de promocionar la cultura sidrera», dijo Gallego.

El proyecto busca dotar de herramientas a personas en situación de vulnerabilidad

«Algo que nos apasiona»

En las jornadas formativas (todos los miércoles hasta el pasado día 30) el alumnado se formó también en el tratamiento del caldo para poder optar a un puesto de trabajo en un llagar o como compradores de sidra para establecimientos hosteleros.

Miriam González ejerció como portavoz de los participantes. «La sidra nos ha abierto la puerta al futuro, estamos muy agradecidos por la implicación de todos los que nos han ayudado, compartiendo sus conocimientos y consejos; y muy ilusionados de poder trabajar en algo que nos apasiona», aseguró. Colombiana de nacimiento, lleva diecinueve años en Asturias e hizo hincapié en la diversidad de aspectos que se trataron sobre la sidra durante el curso.

Por su parte, Óscar Flórez, representante de la Asociación de Fomento de la Sidra Tradicional Asturiana, señaló que «me ha sorprendido mucho el interés que han demostrado todos por el sector, no hay mucha gente que entienda la sidra y su comportamiento, y ellos lo han hecho».

Y el alcalde de Cabranes, Gerardo Fabián, que mostró su disposición a que se organicen más talleres de este tipo, comentó que «en la Comarca de la Sidra llevamos la bebida en la sangre y apostamos por el empleo que genera como otra parte de la cultura sidrera asturiana».