https://static.elcomercio.es/www/menu/img/bodega-sidras-desktop.jpg

«La sidra espumosa no es solo un producto para Navidad»

Francisco Ordóñez posa en el lagar con una selección de productos de Viuda de Angelón./Imanol Rimada
Francisco Ordóñez posa en el lagar con una selección de productos de Viuda de Angelón. / Imanol Rimada

El lagar naveto empieza este mes a vender a granel a Estados Unidos su sidra de miel. Allí la enlatarán para su consumo

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

La sidra con miel empezó a salir del lagar Viuda de Angelón (Nava) hace dos años. Su enólogo y responsable, Francisco Ordóñez, cuenta cómo su original producto llegó y enganchó al mercado estadounidense y cómo los yanquis lo envasarán en lata a partir de este mes de enero. «La sidra está poniéndose de moda en todo el mundo. Cada vez hay más lagares que la producen y eso es fantástico, porque se crea una demanda nueva», explica el enólogo. Ordóñez también aprovecha las fechas navideñas, las cuales aún no se han acabado, para incidir en que la sidra espumosa no debería considerarse como producto estacional.

Sidra a granel al otro lado del Atlántico. «Sacamos la sidra con miel hace dos años, y hasta ahora la mandábamos a Estados Unidos en botella igual que la vendemos aquí. La novedad a partir de enero es que la enviaremos a granel y será en el propio país de llegada donde la enlaten para su consumo. Será la misma sidra, pero presentada en formato diferente, acorde a los gustos estadounidenses. Para poder exportar un producto como la sidra hacen falta mil tipos de papeleos y atender a muchas normativas. Nuestros productos, además de a Estados Unidos, llegan a varios países de la Unión Europea».

Sidra alrededor del mundo. «La demanda de sidra se ha generalizado mucho en todo el mundo de unos años para acá. Su consumo ha aumentado en gran medida, y no estoy hablando solo de la sidra natural. Aun con todo, no creo que llegue a ser una competencia directa del vino como se pensó en algún momento, pero sí de la cerveza. Cada vez en más lugares del mundo se interesan por la sidra y hasta la empiezan a elaborar. Esto para nosotros no es competencia, es bueno para fomentar su cultura. Que la elaboren en otros países, en Estonia por poner un ejemplo, es beneficioso porque se la descubren a sus ciudadanos y todos querrán nuestros productos para compararlos».

Cambios por la universalización. «Muchas de las cosas que acompañan al consumo de sidra son resultado de modas, y un ejemplo son los formatos. Hay quien quiere botellas de espumoso de un litro y a quien eso le parece demasiado. En España no tenemos costumbre de sidra de caña y justo lo contrario pasa en otros países cercanos, así que tampoco es cuestión de obsesionarnos con eso. La sidra se ha universalizado, eso es así, así que cada uno la haga como sepa y quiera probar las demás. También hay diferencias dentro del país. En Asturias, hay mucha demanda de la natural, pero en un restaurante de Cádiz, si no tienen escanciador, les interesa más otro tipo que sea más fácil de servir, no porque haya sidra mejor o peor, ojo».

No hay un momento para la sidra brut. «Estamos promocionando la sidra natural espumosa, cuyo carbónico se origina gracias a su propia fermentación. Hace años, empezamos a llamarla sidra brut porque era seca, pero lo cierto es que también puede ser dulce. Su demanda ha aumentado en los últimos años, pero sigue habiendo una cosa que no entiendo, y es que Asturias sea de las comunidades donde más cava se consume por persona. Todavía hay bastante desconocimiento en este sentido, y de ahí la campaña que desde hace años impulsa el Consejo Regulardor de la DOP Sidra de Asturias. Antes de salir fuera con nuestros productos, los lagares tenemos que descubrirlos aquí y alejar del consumidor esa consideración de producto estacional de Navidad».

Desconocimiento generalizado. «La sidra brut no es el único producto que, digamos, pasa desapercibido para el consumidor. Todavía hay muchísimas gente en Asturias que no ha probado la sidra de hielo, de hecho, la mayoría ni siquiera sabe lo que es: estoy hablando del 60% de la población. Estuve hace unos días con un grupo de Cádiz que quedó sorprendidísimo cuando la probó; me dijeron que no éramos conscientes de lo que teníamos. Asturias destaca por la grandísima variedad de manzana de mesa y de sidra que tiene. Eso en otros países no pasa, así que lo tenemos que aprovechar».

Una petición para los Reyes Magos... «Que la sidra sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad porque nos colocaría en un escalón más alto y todos, no solo los productores, sacaríamos beneficio. Algo importante también es modernizar las plantaciones y profesionalizar el sector de los agricultores de manzana para lograr acabar con la vecería».