https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-cocineros-desktop.jpg

La única estrella de la cocina americana

La única estrella de la cocina americana
Dominique Crenn. / EFE

Dominique Creen es la única mujer con la máxima categoría Michelin en EEUU. Francia, su país, le impone la Orden Nacional del Mérito

ICÍAR OCHOA DE OLANO

Sospecha que su progenitor fue un soldado alemán destinado al norte de Francia durante la II Guerra Mundial que, finalizada la contienda, se quedó allí. De su madre, una niña nacida durante aquella contienda, sabe que fue abandonada en un orfanato siendo un bebé y que vivió allí hasta los 17 años. Jamás les conoció. Una pareja de Versalles la acogió como a su hija cuanto tenía dieciocho meses. Dominique Crenn (1965) no tiene inconveniente en contar sus inciertos orígenes. A su familia biológica le debe la vida y, a la adoptiva, su enamoramiento de la cocina.

Mucho antes de añadir tres cuerpos celestes al firmamento de California, lograría uno para Indonesia. Hasta su capital, Yakarta, se trasladó durante varios años para fajarse en los fogones del Hotel Intercontinental. Había llegado la hora de independizarse y de alumbrar un taller propio en el que desplegar los versos de su singular «poesía culinaria», como ella llama a su arte. Sería, por supuesto, a la sombra del Golden Gate. En Cow Hollow, San Francisco, abría, en 2011, su Atelier Crenn. Le bastó un año de rodaje para ser bendecida con una segunda estrella y con el título de 'la mejor chef femenina del mundo', un premio con regusto amargo. «Es estúpida la coletilla de 'femenina'. Un chef es un chef», reivindicó. Hace apenas tres meses, dio un paso crucial en esa dirección al instalarse en el cielo de Michelin con asiento numerado al conseguir la tercera distinción, una «plataforma», dice, para hacer oír su mensaje 'antimuros' en favor de la igualdad de géneros y de clases, la diversidad y la ecología. Desde entonces, en el santuario de la única chef estadounidense en ostentar la máxima calificación que otorga la prestigiosa guía gala.

Francia, el país en el que nació y en el que vota, le acaba de distinguir con la Orden Nacional del Mérito. Solo otras cinco mujeres en el mundo brillan hoy tanto como ella.