https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La Asturias de las 19 estrellas Michelin

La Asturias de las 19 estrellas Michelin
El característico muñeco de Michelin. / AFP

El Principado ha visto cómo la guía premiaba a 18 de sus restaurantes. Este miércoles, ocho establecimientos atesoran los nueve brillos de la región

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

La historia de Asturias en la Guía Michelin está plagada de subidas y bajadas, de años en los que el Principado se colocaba en la cúspide con nuevos y variados brillos, frente a periodos en los que la luz tan solo se mantenía o, incluso, se apagaba. Ahora, ocho restaurantes del Principado atesoran nueve estrellas (Casa Marcial tiene dos, y Casa Gerardo, Auga, La Salgar, El corral del indianu, Real Balneario, Arbidel y El Retiro, una), pero no siempre ha sido así.

La primera edición de la Guía Michelin apareció en Francia en agosto de 1900, si bien no como ahora la entendemos. Entonces, incluía un gran número de informaciones prácticas: mapas, instrucciones para cambiar una rueda, dónde repostar y un listado de lugares en los que poder comer o alojarse durante el viaje. No hay que olvidar que los precursores de este manual fueron los hermanos André y Edouard Michelin, fundadores de una empresa de neumáticos. En 1920, se lanzó una nueva guía a un precio de 7 francos, frente a la gratuidad previa. Tres años después, aparecieron los primeros restaurantes independientes, ya no solo dependientes de hoteles en los que poder, además, pasar la noche. Más tarde llegó la calificación por estrellas y, en 1936, se publicaron los criterios aplicados para la concesión de dichos galardones.

En 1910 se editó la primera 'Guía Michelin de Hoteles de España & Portugal', si bien entonces no era anual. Debido a la guerra civil y al periodo franquista, el libro no se publicó a este lado de los Pirineos entre 1938 y 1952. Incluso luego y hasta bien entrados los años 70 era muy difícil hacerse con un número.

Asturias, en el mapa

Asturias aparece por primera vez en sus páginas en 1974. Fue Luis Gil, del restaurante Casa Fermín, el encargado de sacar la cabeza y demostrar la calidad gastronómica de la región. Lo hizo durante 23 años, hasta 1997, cuando los inspectores de la Michelin decidieron quitarle la estrella. Su casa, un clásico con sede en Oviedo, está hoy regentado por María Jesús Gil en la sala y Luis Alberto Martínez en la cocina. En 1986, se aplaude el buen hacer de Los Hórreos (Gijón) y Trascorrales (Oviedo), que contaron con el beneplácito de la guía hasta 1994.

Los 90 empezaron en el Principado con buenas noticias. Además de los ya citados, Pedro Morán, cuarta generación de Casa Gerardo (Prendes), consiguió un lucero en 1991. Aún no la ha pedido y la brillante historia de su local la continúa escribiendo junto a su hijo Marcos. Es su casa la que más años lleva ostentando tan importante reconocimiento mundial. Nada menos que 26 otoños.

Paco Ron, de La taberna de Viavélez, en el concejo homónimo, y Nacho Manzano, de Casa Marcial (Parres) ganan una cada uno en 1999, y El corral del indianu (Parres), de José Antonio Campoviejo, lo hizo al año siguiente, iniciando una década de auténtico lujo para la restauración regional. A día de hoy, solo los dos establecimientos de Parres la mantienen. Manzano, de hecho, aumentó el número en 2010 y hoy sigue conservando ambas.

En 2004, se estrenaron en la guía L'Alezna de Pedro Martino (Oviedo), Paladares de Alejandro Urrutia (Gijón) y La Solana (Gijón), con Gonzalo Pañeda y Antonio Pérez al frente. El Real Balneario de Salinas, de Isaac Loya, la ganó en 2005, justo cuando la perdió Paco Ron.

Koldo Miranda dotó de una estrella Michelin su restaurante de La Cruz de Illas en 2007, el mismo año que Urrutia logró su segundo brillo, el primero para su local Art Gallery, sito en Gijón. Dos años después, el cocinero ya había perdido las dos estrellas por el cierre de sus negocios. Solo llegó a recuperar una. Lo hizo en 2013 con Agu, el establecimiento gijonés que mantuvo la distinción durante un año. L'Alezna perdió también la suya en este convulso periodo. En 2012, también la hizo Koldo Miranda.

La Solana, el establecimiento de Pañeda y Pérez, cerró sus puertas en 2011 para mudarse a El Puerto, hoy Auga, en plena zona pesquera de Gijón. Su consolidación llegó en 2013, cuando recuperaron un galardón de la guía francesa que aún hoy conservan a base de producto y buen hacer. Al año siguiente, ganan estrella Esther Manzano (La Salgar, Gijón) y Jaime Uz (Arbidel, Ribadesella), y en 2015, lo hizo Ricardo Sotres (El Retiro, Pancar, Llanes). Los tres las mantienen.

En estos tres últimos años no ha habido movimientos en Asturias. Igual éste, el cuarto, la cosa cambia y ojalá que sea para mejor. La nueva Guía Michelin se presenta este miércoles a las 20 horas en el Pabellón Carlos Lopes de Lisboa. Su responsable de Comunicación, Ángel Pardo, ha comentado que «será un buen año». Veremos qué depara en el Principado.

Más información

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos