https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

¿En qué consiste la dieta nórdica que compite con la mediterránea?

El salmón es uno de los pescados incluidos en la dieta nórdica. /Fotolia
El salmón es uno de los pescados incluidos en la dieta nórdica. / Fotolia

La OMS ensalza los beneficios para la salud de la alimentación de Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

La obesidad explica algunas de las enfermedades con mayor presencia en los países desarrollados. Hasta el punto de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hablado de «emergencia» social. Para combatirla, ha recomendado a la ciudadanía seguir una dieta sana y equilibrada y a puesto como ejemplos la mediterránea y la nórdica, cuya pirámide nutricional aún es desconocida para el gran público.

Este tipo de dieta, propia de Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca (países en los que las tasas de obesidad son, efectivamente, muy bajas), prioriza el consumo de verduras (col, patatas, brócoli, nabos, zanahorias), frutos rojos (fresas, arándanos azules y rojos, frambuesas, moras), legumbres, cereales de grano (centeno, cebada y avena) y pescados grasos (salmón, arenque, caballa). Incide también en una menor ingesta de carne y apuesta por el aceite de colza en lugar del aceite de oliva. Esta dieta, además, desaconseja el consumo de lácteos, azúcar y alcohol.

La dieta nórdica se popularizó a partir del año 2004, cuando un grupo de chefs de esos países elaboraron el 'Manifiesto de la Cocina Nórdica' para promocionar una alimentación sostenible, saludable y de calidad. Desde entonces, ha sido objeto de varios estudios que han confirmado que no solo es una buena aliada contra la obesidad, sino que reduce el riesgo cardiaco.

Hay que tener en cuenta que las bondades de la dieta nórdica no resta valor a la mediterránea. Ambas, según ha recalcado la OMS, «se han identificado como dietas saludables específicas de su región».

 

Fotos

Vídeos