https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg
Jornada del sector agroalimentario en Asturias

«El productor acata lo que quiere el consumidor; antes sucedía al revés»

Víctor Yuste, director general del Foro Interalimentario./Roberto Ruiz
Víctor Yuste, director general del Foro Interalimentario. / Roberto Ruiz

Analizará el lunes en Gijón los retos y fortalezas del sector alimentario

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

El Foro Interalimentario se creó en 2006 con la finalidad de promover la mejora de la información y formación alimentaria de los consumidores. Su director general, Víctor Yuste, estará en Gijón el lunes.

–El Foro Interalimentario vela porque toda la cadena agroalimentaria trabaje junta. ¿Cómo lo hace?

–Tenemos una visión de cadena que lleva implícito que todos los eslabones que la forman trabajen juntos mediante alianzas estables, transparentes y a largo plazo. Todo se logra en base a la confianza con el objetivo de satisfacer al eslabón más importante: el consumidor.

–¿Qué retos tiene el sector agroalimentario actual?

–El primero y esencial es el sostenimiento de la cadena según tres aspectos: económico, social y medioambiental. El primero se entiende como que todos los eslabones tienen que tener un margen de beneficio para poder retribuir adecuadamente su trabajo. La segunda, como servicio a la sociedad basado en una obligación primordial de abastecimiento alimentario en tanto productos sanos, seguros, de calidad y al mejor precio posible. Por último, tenemos el reto del cambio climático, ante lo que el sector primario tiene mucho que decir. Otros retos son la innovación, digitalización y las nuevas tecnologías.

–La población se concentra en las ciudades. ¿Cómo atraerla al campo?

–Dando oportunidades. Hay que crear infraestructuras y servicios que hagan agradable el medio rural, empezando por conexión a internet de banda ancha. Con 4G no solo se quedaría la gente, sino que se crearían actividades empresariales.

–¿Y cómo lograr que se enamoren de la profesión agraria o ganadera?

–Lo primero que tiene que hacer el urbanita es conocer el medio rural. No se puede enamorar de algo si no lo conoce. Falla la comunicación.

–¿El sector primario nacional es competitivo a día de hoy?

–Ahora está de moda ser agricultor. Hace 30 años, era un sector oscuro, penoso y no reconocido. Hoy, está lleno de colores y solo unas pocas actividades siguen siendo penosas. Gracias a la investigación y al desarrollo aplicados en herramientas y procesos se ha podido revocar la situación. Antes, el productor ponía en el mercado lo que tenía; ahora es el consumidor el que elige lo que quiere.

–En España hay explotaciones tradicionales y profesionalizadas. ¿Es un problema o una oportunidad?

–Es una realidad y yo lo veo como oportunidad, ¿por qué no? Que puedan convivir las dos siempre y cuando ambas sean sostenibles económicamente. Asturias es un sector muy atomizado. Hace unos años, una familia podía vivir con 20 vacas, y ahora, no. Hoy se vive a base de volumen.

–En 30 años habrá que dar de comer a 10.000 millones de personas. ¿Estamos preparados?

–Habrá que incrementar la producción en un 50-60%. Solo se logra con innovación y eficiencia en las producciones e incrementando la superficie de trabajo:pasando a cultivar tierras que no lo son y haciendo más productivas las que lo son.

–Lluvias en mala época o plagas inesperadas arruinan el trabajo. ¿Se solucionarán a corto plazo?

–La producción agroalimentaria está sujeta a una serie de factores ajenos al control humano. La lucha contra ellos es constante desde hace mucho, pero no se puede garantizar al 100% que no vayan a venir. Hay que seguir trabajando en I+D+i.

–¿Supondrá eso vender más caro?

–Lo importante es que todos los eslabones tengan una retribución justa. Se trata de acotar los costes de producción, de hacer más con menos, eliminando todo lo que no aporte valor. Si empleamos muchas cosas, pero no valen para nada, ¿tiene que ser el consumidor el que pague nuestro error?

–¿Cómo es el consumidor actual?

–Muy variopinto. Lo hay 'millennial', senior, júnior, monoparental, vegano, crudivegano... La obligación de la cadena es satisfacerlos bien a todos.