https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Dos quesos de Central Lechera, entre los mejores del mundo

Una cuña de Queso Cabrales./Jorge Peteiro
Una cuña de Queso Cabrales. / Jorge Peteiro

Los productos de la cooperativa, junto a otras seis elaboraciones asturianas, han sido galardonados en los World Cheese Awards 2018, un certamen al que se han presentado 3.500 variedades de todo el mundo

EUROPA PRESS

Ocho quesos de Asturias, dos de ellos de Central Lechera Asturiana, están entre los mejores del mundo. Los productos de la cooperativa galardonados en el campeonato mundial de quesos World Cheese Awards 2018 son el Queso Cabrales Cueva del Molín y el Queso Ahumado para Sándwich. El primero ha conseguido la medalla de plata en la categoría Queso azul con denominación de origen, mientras que el segundo ha sido reconocido con el bronce en la categoría Queso duro.

El jurado de los World Cheese Awards estuvo formado por 230 expertos de 29 países (compradores mayoristas, técnicos, periodistas, gastrónomos y expertos catadores) y para determinar su calidad y hacerlos merecedores de alguna distinción los jueces destacan cualidades como «la corteza, el cuerpo del queso, el color, la textura, su consistencia y, ante todo, su sabor», asegura la web oficial del certamen.

El World Cheese Awards es uno de los eventos con más prestigio en el mundo quesero internacional. Este certamen es conocido popularmente como «las olimpiadas del queso». La edición de 2018 se ha celebrado en Bergen (Noruega) con un récord de participación de 3.500 quesos procedentes de todo el mundo.

Dos de los grandes protagonistas de la edición han sido el Queso Cabrales Cueva del Molín y el Queso Ahumado para Sándwich, galardonados por segundo año consecutivo. El primero se trata del Cabrales más premiado del certamen en la última década, con seis premios Word Cheese Awards en sus diferentes categorías y un premio CINCHO de plata. Se trata de un queso azul de fabricación artesanal con Denominación de Origen, elaborado con leche cruda de vaca, madurado en cueva natural y con un proceso de curación de tres meses. Y, el segundo es un queso ahumado al más puro estilo tradicional con madera de abedul sin corteza.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos