https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Cómo evitar la aparición de insectos en la cocina

Los botes abiertos atraen insectos a la cocina. /
Los botes abiertos atraen insectos a la cocina.

La aparición de insectos en la cocina es una realidad que se sufre cada año con la subida de las temperaturas

E.C.

Para evitar que nuestra cocina y comida se llenen de insectos al mínimo descuido es necesario tomar precauciones. A menudo, botes abiertos, restos descubiertos o paquetes mal sellados se convierten en el paraíso de parásitos que deciden hacer aparición en las cocinas de los hogares sin ninguna intención de irse.

El cubo de la basura o la despensa resultan para los insectos un lugar excelente donde encontrar cobijo y comida sin medida. Pero existen ciertas pautas o medidas preventivas que podemos seguir en la cocina para evitar la odiosa aparición de insectos.

- Calcular los alimentos que vamos a necesitar a corto plazo y aprovechar lo que tengamos en casa. Teniendo en cuenta también las fechas de caducidad de los productos de nuestra despensa.

- Fijarse bien en los envases y envoltorios a la hora de adquirir cualquier alimento, ya que podemos estar metiendo nosotros mismos el enemigo en casa.

- Mantener una buena higiene en la cocina, evitando dejar restos de comida al descubierto, migas, menaje con restos, o platos sucios apilados.

- Limpiar al momento cuando se derrame cualquier tipo de salsa o jugo. Este consejo cobra especial importancia en el caso de tratarse de un producto dulce o bebidas azucaradas como zumo o refrescos, ya que el azúcar atrae a los insectos de inmediato.

Aunque puedan parecer simples gestos que solemos realizar de forma automática, o podamos considerar que carecen de importancia, estos consejos de higiene no solo evitan la aparición de insectos en la cocina, sino también la transmisión de infinidad de enfermedades.

Riesgos de una mala higiene

Acostumbrados a la presencia de hormigas o moscas, es habitual no prestar atención a lo que puede suponer que se posen en nuestra comida.

En el caso de las moscas, por ejemplo, se posan y alimentan de todo tipo de alimento que contenga azúcar. La fruta deteriorada, la carne podrida y los restos de comida son algunos de los lugares que frecuentan estos insectos, además de los restos fecales de animales.

Éste mismo caso se da con muchos otros insectos: sus patas se convierten en portadoras de enfermedades de origen bacteriano y viral para los humanos presentes en alimentos deteriorados u otros restos.