Olivia de Borbón y Julián Porras, la boda más esperada

Olivia de Borbón y Julián Porras, en la portada de 'Hola!'/
Olivia de Borbón y Julián Porras, en la portada de 'Hola!'

Después de meses desgranando cada detalle del enlace, la hija de la princesa 'hippie' contrae matrimonio con el empresario manchego en un enlace de lujo en Marbella

ROSARIO GONZÁLEZMadrid

Después de meses desgranando cada detalle del enlace, finalmente ha tenido lugar el matrimonio de Olivia de Borbón -hija del duque de Sevilla y la princesa Beatriz-, con el empresario manchego Julián Porras. La joven pareja escogió la ciudad de Marbella para el enlace, su lugar de veraneo predilecto. Concretamente en el palacio Villapadieran, un enclave de lujo donde se alojó Michelle Obama cuando visitó España. Hasta allí se desplazaron los novios acompañados de casi 400 invitados de 15 países distintos. Una auténtica Torre de Babel para celebrar la boda más esperada del otoño.

La novia impactó con un vestido de corte princesa y encaje de Calais confeccionado por ocho modistas de Atelier Pronovias, que cosieron a mano las 500 flores de organza que llevaba bordadas el vestido, rematado con una cola de dos metros. Como complementos, joyas y alianzas de Suárez y una espectacular diadema de esmeraldas que en su día fue la pulsera con la que su padre pidió en matrimonio a su madre. El atuendo fue rematado por un elegante peinado inspirado en Grace de Mónaco mientras que la nota de color recayó en el ramo, con una mezcla de crisantemos rosas, flores silvestres de color violeta y la flor de lis, símbolo de los Borbones.

La madre de la novia

Sin embargo, si alguien deslumbró en este enlace fue sin duda la madre de la novia. La princesa Beatriz, conocida cariñosamente como la princesa hippie, eligió un espectacular vestido rojo de Sybilla, un diseño con más de tres décadas de historia, y lo completó coronando su cabeza con una espectacular corona de flores del mismo color. Tampoco dejaron indiferentes sus zapatos, en un precioso dorado antiguo y rematados por un tacón en forma de bola que completaba a la perfección un atuendo de diez.

Entre los invitados destacaron Eugenia Silva, bellísima con un vestido coral de Elie Saab, así como Alejandra de Borbón y Fiona Ferrer, mientras que el cantante Juan Peña amenizó la velada. Uno de los grandes momentos de la noche fue el protagonizado por dos de las invitadas, Ana Obregón y Susana Uribarri, que posaron juntas dejando patente la imagen de la reconciliación entre dos mujeres separadas en su día por un hombre llamado Darek.