Enrique de Inglaterra declara la guerra a la prensa

Enrique de Inglaterra declara la guerra a la prensa

El duque de Sussex demanda a un diario por publicar una carta privada de su esposa Meghan

S. ZAMORA

Los duques de Sussex no están dispuestos a entrar en el «juego sucio» de los medios sensacionalistas británicos ni a aguantar ni una intromisión más en su vida privada. Enrique de Inglaterra sufrió de niño las consecuencias de ese acoso cuando su madre, la princesa Diana, era objeto del seguimiento implacable de los 'paparazzi'. «He sido testigo silencioso de su sufrimiento privado durante demasiado tiempo. Retroceder y no hacer nada sería contrario a todo lo que creemos», declara el nieto de Isabel II, quien no oculta su «miedo más profundo» a que la historia se repita. «He visto lo que sucede cuando alguien que amo se convierte en mercancía hasta el punto de que ya no es tratada o vista como una persona real. Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas», lamenta. Unas «fuerzas» a las que ha decidido ahora declarar la guerra con una demanda judicial.

El príncipe no está dispuesto a pasarles ni una más a los tabloides amarillistas, después de que uno de ellos haya hecho pública una carta privada que su esposa, Meghan Markle, escribió a su padre poco después de su boda en 2018. Ha sido la gota que ha colmado el vaso y lo que ha llevado finalmente al duque de Sussex a buscar amparo en la justicia.

«El contenido de esta misiva se publicó de forma ilegal y con una intención destructiva para manipular al lector (...). Lo engañaron al omitir estratégicamente párrafos, oraciones específicas e, incluso, palabras puntuales para enmascarar las mentiras que habían perpetuado durante más de un año», explican los duques de Sussex en un comunicado, hecho público a través de su página web oficial.

En la carta, según la versión ofrecida por el tabloide, Meghan Markle se mostraba «dolida» por que su progenitor «no respondía a sus llamadas y prefería hablar con los periódicos antes que con ella». En su escrito, la duquesa de Sussex le recriminaba que no contase la verdad sobre los motivos (un infarto) que le llevaron a ausentarse de su boda con el príncipe Enrique y aseguraba que su comportamiento con la prensa le rompió el corazón en «mil pedazos».

Con esta demanda, el hijo menor del príncipe Carlos ha querido dar un bofetón sin manos a la prensa británica más sensacionalista, porque aunque se especifica que la demanda es contra 'The Mail on Sunday' y su grupo editorial, es todo un aviso a navegantes.

Markle ha demandado a este diario inglés y a su empresa matriz, Associated Newspapers, por «mal uso de la información privada, infracción de los derechos de autor y violación de la Ley de Protección de Datos de 2018». Una portavoz de la firma afirmó que la publicación «intrusiva» de la carta era parte de la campaña del grupo de medios para escribir «historias falsas y deliberadamente despectivas sobre ella, así como sobre su esposo».

Todo el procedimiento legal, iniciado hace algunos meses y del que se ha hecho eco el propio 'The Mail on Sunday', manteniéndose en sus trece, será financiado de manera privada. Además, y según el comunicado, los hipotéticos ingresos compensatorios por los daños daño se donarán a una organización benéfica contra el acoso escolar.