La jueza a Fernando González: "No puede usted hablar en la lengua que le dé la gana"

El juicio contra el acusado de colocar un artefacto incendiario en la sede del PSOE de Infiesto ha sido aplazado tras negarse a declarar por no poder hacerlo en asturiano. Simpatizantes del acusado agredieron a los periodistas

EFE | MADRID
Fernando González. / EFE/
Fernando González. / EFE

El independentista asturiano Fernando González Rodríguez, acusado de intentar colocar un artefacto explosivo en la sede del PSOE de Infiesto (Asturias), se ha negado hoy a declarar en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional al no permitirle el tribunal hacerlo en asturiano.González Rodríguez, que fue candidato por Andecha Astur a las elecciones a la Junta General del Principado de Asturias en 1999 y para quien el fiscal Miguel Ángel Carballo solicita ocho años de cárcel, se ha dirigido al tribunal en bable, ante lo que su presidenta, Ángela Murillo, le ha interrumpido para preguntarle si sabía hablar en castellano.Al responder el acusado afirmativamente, y pese a que en la sala había una traductora de la lengua astur, la magistrada le ha conminado a que declarara en castellano y no en bable ya que, según ha dicho, ésta no es una lengua cooficial. "No tiene derecho a hablar en la lengua que le dé la gana a usted", le advirtió la juez Murillo antes de convenirle que debía expresarse en castellano porque es "el idioma oficial" y lo conocía "perfectamente".González Rodríguez ha insistido en que iba a "falar en bable" y su abogada defensora ha señalado que es un dialecto que no es difícil comprender, lo que ha provocado que la magistrada exclamase: "Yo puedo hacerlo en castúo (dialecto extremeño), pero usted no lo entiende". Murillo además ha matizado a la letrada que no hay ninguna disposición legal que establezca que los procesados pueden declarar en sus dialectos correspondientes, tras lo que la abogada ha pedido un receso para hablar con su cliente y que éste reconsiderase su postura. A continuación, el fiscal Carballo ha iniciado su interrogatorio y el acusado ha contestado a la primera pregunta en lengua astur, por lo que la presidenta del tribunal le ha ordenado que se callase.La vista ha registrado momentos de tensión al ser agredidos los periodistas por simpatizantes del acusado. Conclusiones provisionales Según el escrito de conclusiones provisionales del ministerio público, en el momento de la detención, sobre las 03:15 horas del 13 de septiembre de 2005 en Infiesto, González Rodríguez, a quien se relaciona con el nacionalismo independentista asturiano de extrema izquierda, se encontraba en el interior de su vehículo y se disponía a colocar un artefacto explosivo incendiario en la sede del PSOE.Los agentes que lo arrestaron han testificado que estaban siguiéndole desde hace un tiempo porque tenían sospechas de que estuviera facilitando infraestructura a bandas terroristas en Asturias.En concreto, el instructor del atestado ha dicho que varias veces había alojado a gente del País Vasco que visitaban presos de ETA en la cárcel asturiana de Villabona, así como que había participado en manifestaciones de apoyo a la organización ilegalizada Segi.Los agentes que arrestaron a González Rodríguez han explicado que se dirigieron a detenerlo después de haberle visto pasar por delante de la sede del PP y luego estacionarse a unos 100 metros de la socialista, en un "camino más adecuado para la huida".Han relatado que al ver un "resplandor" en el interior del coche, se acercaron a detenerlo, y han añadido que, cuando lo tenían retenido, el acusado exclamó: "Hay un bichu prendiu ahí dentro que va a explotar", tras lo que uno de los agentes cogió el artefacto, compuesto por una garrafa de gasolina, aerosol y dos petardos con sus correspondientes mechas, ya encendidas, y las apagó.Le ocuparon también varias octavillas con escritos reivindicativos similares a los que se encontraron en actos terroristas anteriores, con frases como "Puxa Asturies Llibre, ya socialista".En el registro de su casa, ha agregado otro agente, hallaron pegatinas con anagramas de ETA, así como un manual para la fabricación de explosivos caseros.Por su parte, tres de los testigos de la defensa, relacionados todos con el movimiento obrero en Asturias, han dicho que el acusado es una persona muy solidaria que ha participado en manifestaciones de justicia social, y han apuntado que en este tipo de protestas es normal usar petardos con aerosoles, con gasolina o voladores (de "imitación precisa" a los de kale borroka, según un perito).El juicio se ha suspendido hasta el próximo 29 de enero para que comparezca un perito (ingeniero de minas) solicitado por la defensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos