Obama ofrece al mundo musulmán una nueva relación basada en el respeto mutuo

El presidente de EEUU tacha de "intolerable" la situación de los palestinos, defiende la libertad religiosa y pide que se respeten los derechos de las mujeres

REDACCIÓN EL CAIRO

Obama vuelve a hacer historia. El presidente de EEUU ha dado un paso al frente en su empeño por estrechar lazos con el mundo musulmán. En el discurso más importante y esperado de su gira por Oriente Medio, ha afirmado que "debe acabar este ciclo de sospecha y discordia" en las relaciones entre los estadounidenses y los musulmanes y ha ofrecido a cambio "un nuevo comienzo" basado en el respeto mutuo. La parte más delicada de su intervención, pero también la más aplaudida, ha sido cuando ha calificado la situación de los palestinos de "intolerable".

El mandatario hablaba así en su discurso desde la Universidad de El Cairo, en el que ha asegurado que "en tanto nuestra relación venga definida por nuestras diferencias, potenciaremos a los que cultivan el odio en lugar de la paz, y quienes promueven el conflicto en vez de la cooperación". A este respecto, ha prometido que su país hará frente "sin descanso a los extremistas violentos que representen una amenaza grave a nuestra seguridad". Para suavizar sus palabras, ha afirmado que se enfrentará al extremismo de forma "respetuosa", y en colaboración con las comunidades musulmanas que también se vean amenazadas. Con frases del Corán, el Talmud y la Biblia ha reiterado su llamamiento a la paz.

Sin embargo, el momento más polémico ha llegado cuando ha asegurado que su país "no va a dar la espalda a las aspiraciones legítimas" de los palestinos a tener un Estado propio y ha prometido que el trabajará "personalmente" en ello con "la paciencia y dedicación" que requiere. En su esperado mensaje, Obama ha calificado de "situación intolerable" la actual de los palestinos que bajo la "ocupación" han sufrido "humillaciones diarias". Según el presidente estadounidenses, la solución de dos Estados que vivan "en paz y seguridad", beneficia "a Israel, a los palestinos, a Estados Unidos y a todo el mundo". En este sentido ha sido claro: "Quiero conseguir este resultado personalmente con toda la paciencia y dedicación" que sea necesaria. La reacción de la Autoridad Nacional Palestina no ha tardado en llegar.

El sufrimiento de Israel

Obama ha reconocido que el pueblo judío también ha sufrido y ha sido "perseguido" y ha hecho mención especial al Holocausto, asegurando que quien lo niega es "ignorante y está lleno de odio", en una aparente mención al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. Por ello, ha advertido de que "los palestinos tienen que acabar con la violencia" porque, ha dicho "no lleva a ninguna parte". Al hilo de esto, ha reconocido que Hamas "tiene apoyo" pero también tiene que asumir "responsabilidades" y "reconocer el derecho de Israel a existir".

Otro punto esencial de su discurso ha sido la defensa de la "libertad religiosa", ya que, según él, es un factor "central" para la convivencia. En este sentido, ha asegurado que el Islam tiene una tradición de "tolerancia" y ha puesto como ejemplo de ello a Al Andalus. "La libertad religiosa es central para la capacidad de las personas de convivir", opinó el presidente estadounidense. En el caso concreto del Islam, ha subrayado que "tiene una orgullosa tradición de tolerancia", aunque ha lamentado que "algunos musulmanes tienen la tendencia de medir su propia fe por su rechazo de la de los demás". A los países occidentales les ha pedido que "eviten impedir que los musulmanes practiquen su religión". En este punto ha elogiado el papel de Turquía en la Alianza de Civilizaciones. No ha habido referencias a España, que copatrocina la iniciativa tras una idea inicial del presidente Zapatero.

Reunión con Mubarak

Horas antes de su discurso, Obama se reunía con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, en el Palacio Quba. Ayer abrió la gira con una visita a Riad.. Egipto y Arabia Saudí, las dos etapas árabes del viaje por Oriente Medio y Europa que comenzó ayer, integran junto con Jordania la lista de países moderados en el mundo árabe y están considerados como firmes aliados en la región de EEUU.

Con este viaje el presidente cumple con una promesa de la campaña electoral, en la que se comprometió a dirigirse al mundo musulmán desde una capital musulmana en sus primeros cien días de mandato. La visita se produce en una época de divisiones entre los países musulmanes, que separa a moderados, como Egipto, de la línea dura contra EEUU e Israel de países como Irán. La división, junto con las aproximaciones en Israel para resolver el conflicto, hacen que las ideas de la potencia más poderosa cobren una vigencia mayor, especialmente si se mantienen en el limbo los esfuerzos para alcanzar una paz en el conflicto palestino-israelí.