Casi 3.000 personas lejos de adicciones gracias a Proyecto Hombre

Responsables de la entidad y autoridades asistentes a la fiesta de Proyecto Hombre. /
Responsables de la entidad y autoridades asistentes a la fiesta de Proyecto Hombre.

El presidente de la entidad, Luis Manuel Flórez, ‘Floro’, recuerda en la fiesta anual de la entidad que “el uso y abuso de las drogas sigue presente y no se puede banalizar”

LUCÍA RAMOS

El trabajo incansable de los empleados y voluntarios de Proyecto Hombre durante los últimos 28 años ayudó a dejar atrás una vida de adicciones a cerca de 3.000 personas, según señaló este mediodía su presidente, Luis Manuel Flórez Floro, durante la fiesta que la entidad celebra de forma anual coincidiendo con el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas. Como cada año, Floro destacó el importante apoyo que la institución recibe por parte de la ciudadanía y las administraciones y, de nuevo, llamó la atención sobre un problema que, aseveró, está lejos de finalizar. El uso y abuso de las drogas sigue presente y se puede banalizar, manifestó, y puso como ejemplo el aumento de los casos de abuso de hipnosedantes, sobre todo entre las mujeres y el auge de las adicciones a las nuevas tecnologías, entre otros.

El presidente de Proyecto Hombre criticó también la gestión que desde hace unos años se está realizando del Centro Penitenciario de Villabona, donde los más perjudicados son quienes está privados de libertad. Desapareció la UTE y aumentaron los conflictos. Si en 2011 nos fueron derivadas 122 personas desde el centro, en 2015 solo fueron 38, lamentó.

Premio para la periodista Chelo Tuya

Siguiendo la tradición, Proyecto Hombre aprovechó la fiesta para entregar sus insignias de plata, que en esta ocasión recayeron en las periodistas Chelo Tuya, de EL COMERCIO y Ana Rubiera. Con vuestro trabajo contribuisteis a dar difusión y concienciar acerca del riesgo que suponen las adicciones. Desde vuestros medios, y con gran sensibilidad, disteis voz a los sin voz, señaló Floro.

Emocionada, Chelo Tuya recordó cómo durante su adolescencia y juventud tuvo que presenciar la transformación que sufrieron, debido a la adicción a las drogas, varios de sus compañeros de colegio y amigos de infancia. Te intimidaban, te intentaban robar Pero entonces llegó Proyecto Hombre y gracias a la solidaridad de La Calzada pudo instalarse en unos bajos que pertenecían a la asociación de vecinos y, desde allí, rehabitilar a los hijos del barrio, pero también a los de todo Gijón. Sois vosotros quienes merecéis el apoyo, la ayuda y los reconocimientos de la sociedad asturiana. Lo merecéis todo, señaló la periodista.

No se olvidó Chelo de recordar a los dos compañeros de EL COMERCIO para quienes un diputado regional llegó a pedir cárcel por contar la verdad, Marcos Moro e Íñigo Noriega. Son tiempos difíciles y nuestros compañeros tuvieron que pasar por un mal trago, pero vamos a salir adelante, manifestó.