El Acuario de Gijón estrena un tanque de pirañas

Dos visitantes del Acuario delante del nuevo tanque de pirañas rojas que ha sustituido al antiguo pingüinario. A la derecha, detalle de los voraces animales. / FOTOS: CAROLINA SANTOS

El antiguo pingüinario se ha adaptado para recrear el hábitat del Amazonas de la voraz especie | Desde el 1 de agosto, se podrá ver cada día cómo alimentan a los 58 ejemplares de la llamada piraña de vientre rojo

MARCOS MOROGIJÓN.

El Acuario de Poniente tiene nuevo tanque abierto y nuevos inquilinos de exposición coincidiendo con el primero año de la empresa Rain Forest al frente de su gestión. La antigua zona del pingüinario se ha adaptado para recrear el hábitat de la cuenca del río Amazonas con 58 pirañas de vientre rojo ('Pygocentrus nattereri').

Esta especie suele vivir en cardúmenes de numerosos ejemplares y son famosas por su voracidad. Tiene una mandíbula prominente llena de dientes triangulares muy afilados. Se alimentan de una forma muy rápida, casi violenta, y tienen un apetito insaciable. En el Acuario de Gijón seguirán una dieta a base de pescado muerto, en trozos o pieza entera, aunque en la naturaleza también comen insectos, anfibios y pequeños invertebrados acuáticos.

Las pirañas rojas llegan a medir unos 30 centímetros. De jóvenes son de color plateado con puntos negros, pero al llegar a la edad adulta se oscurecen y el vientre adquiere esa tonalidad roja intensa. Los ejemplares que se exhiben en la instalación gijonesa nacieron en cautividad en el Acuario de Zaragoza, que es el que los ha donado para completar la colección de peces del Acuario de Poniente. Tuvieron que pasar, por tanto, por un periodo de cuarentena y aclimatación antes de incorporarse al tanque.

Rain Forest pone en marcha la nueva atracción en su primer aniversario en la ciudad

El acuario de agua dulce de las pirañas tiene una temperatura de unos 24 grados centígrados y casi 40.000 litros de agua. En él la voraz especie convive con variedades de pequeños peces tetras (borrachito, cardenal y serpae). La convivencia es posible con la supervisión de acuaristas con experiencia. La clave, explican, es que «no pasen hambre, que estén bien alimentadas, porque si no sí podrían atacar a las otras especies e incluso hacerlo entre sí». Se las cebará dos veces al día. El entorno del nuevo tanque se completa con plantas naturales como la espada del Amazonas, Vallisnera Gigante y Anubias Nana, una vegetación difícil de mantener.

A partir del 1 de agosto los visitantes podrán verlas comer todos los días a las 13.30 horas acompañados del departamento de educación, que dará pequeñas charlas sobre estos animales. A pesar de la imagen que se tiene de ellas, sobre todo por el cine, «son bastante miedosas» con el ser humano.

350 especies diferentes

El director del Acuario de Gijón, el gaditano Alejandro Beneit, cifra en 350 las especies diferentes que alberga actualmente el equipamiento de Poniente. Hay menos individuos que cuando comenzó la actividad en junio 2006 -en estos momentos unos 3.500- y por eso se están repoblando acuarios a través de intercambios con otros centros.

El tanque de pirañas no es la única novedad ni cambio que se ha producido de la mano de Rain Forest. En la planta baja ya está en funcionamiento la renovada zona de cafetería donde el 100% de los envases que se usan son compostables. Queda pendiente la remodelación del vestíbulo de entrada, cuyas obras arrancarán después del verano, y la puesta en marcha de una nueva tienda de recuerdos y juguetes responsables y 'eco-friendly'.

Se está renovando toda la rotulación y también ha habido en este primer año muchas reparaciones y arreglos ocultos a los ojos de los visitantes, para revertir la situación de años de desatención en mantenimiento y conservación en instalaciones, cubierta y fachada.

Desde la semana pasada ya está abierto al público en la segunda planta el nuevo restaurante Kraken con cocina de autor (al frente está la chef Lara Rodríguez) y vistas al Puerto Deportivo y la playa de Poniente. Vinculado a la nueva oferta de restauración del Acuario se ha creado un huerto ecológico que se alimenta con compost de los propios residuos que la cafetería y el restaurante generarán.

En este último año ha habido variación asimismo en la plantilla de trabajadores. Según Beneit se ha pasado en un año de 33 a 42 personas contratadas. Hay incremento de empleados y mayor especialización del personal. «Aquí había gente muy buena, pero faltaban motivación y herramientas», apunta Beneit.

La nueva empresa concesionaria del Acuario de Gijón está consiguiendo aumentar las visitas. Entre enero y julio la afluencia de público ha crecido un 10%. Además 6.200 personas han adquirido el pase anual que permite entrar gratis a los Bioparc que Rain Forest gestiona en Fuengirola y Valencia.

Rain Forest, la empresa gestora del Acuario de Gijón, tiene un compromiso con el bienestar animal y con el objetivo de aportar la máxima calidad de vida y confort a los animales que albergan sus instalaciones. También prioriza cumplir con una misión divulgativa y de educación.

Más noticias