Dos individuos apuñalan a un estanquero en La Calzada para robarle la recaudación

Dos individuos apuñalan a un estanquero en La Calzada para robarle la recaudación
Policías y vecinos auxilian al estanquero herido. / E. C.

Le atacaron la noche del jueves en la calle México, donde tenía aparcado su coche. Perdió bastante sangre, pero ya le dieron el alta en Cabueñes

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Salió de trabajar y cuando se dispuso a coger su coche, que tenía aparcado en la calle México, fue abordado por dos individuos. Le apuñalaron en una pierna para apoderarse de la recaudación. Un estanquero del barrio de La Calzada, Pablo Quirós, de 41 años, resultó herido la noche del jueves en un robo con violencia perpetrado por dos hombres que lo tenían vigilado y sabían el lugar donde había estacionado su vehículo.

La víctima sufrió al menos una herida por arma blanca. Perdió abundante sangre y fue trasladado a un hospital por los técnicos del Servicio de Atención Médico Urgente (SAMU). Recibió el alta horas después para continuar con la recuperación en su domicilio.

Las ruedas pinchadas

Según vecinos de la calle México, el vehículo del afectado tenía las ruedas pinchadas, por lo que todo apunta a que los atacantes atentaron contra el turismo para evitar que pudiera huir antes de cometer el robo con violencia.

La principal línea de investigación se centra en que el ataque fue obra de delincuentes comunes que tenían controlado al dueño del estanco de la avenida de La Argentina, próximo al parque de la iglesia de Fátima, lugar habitual de reunión de transeúntes y toxicómanos.

«Lo que pasó no refleja ni define en absoluto a nuestro barrio», apuntaba la propia víctima en un grupo de Facebook de vecinos de La Calzada, donde abundaba: «Desde que inicié mi actividad en La Calzada me he sentido muy querido y arropado por todos los vecinos, no podía haber empezado mi actividad profesional como estanquero en un mejor sitio, así siempre lo he pensado y así lo seguiré pensando de por vida».

La agresión al estanquero ha provocado conmoción en el barrio, donde es muy apreciado. «Lleva un tiempo regentando el estanco y es muy majo, muy educado y siempre con una palabra buena para todos. Nadie merece pasar por una cosa así, pero menos él», comentaba José Manuel Pérez Argüelles, vecino de El Cerillero. Pablo Q. A. fue auxiliado inicialmente por testigos que escucharon los gritos de auxilio del perjudicado.

 

Fotos

Vídeos