Desde Bolivia, por primera vez a la mar en San Lorenzo

Germán Sifuentes, en la playa de San Lorenzo. / L. M. R.
Germán Sifuentes, en la playa de San Lorenzo. / L. M. R.

El alcalde de Tomina descubre el tacto de las olas durante una visita de trabajo a Asturias

I. V.

Bolivia no tiene mar. De hecho, la ausencia de una salida al océano es una de sus principales reivindicaciones en todos los foros internacionales y motivo de conflicto con Chile. La localidad de Tomina, al sur del país, está a más de mil kilómetros del océano Pacífico. Y la gran mayoría de sus vecinos, como tantos bolivianos, nunca ha visto de cerca las olas.

Hasta este fin de semana, ni siquiera su alcalde. Pero Germán Sifuentes ha visto cumplido ese sueño, que asegura que no olvidará. Lo hizo durante su paso por Asturias como parte de una delegación del departamento de Chuquisaca en la que le acompañaban Lidia Limón, de la Confederación de Mujeres Campesinas Indígenas 'Bartolina Sisa' y Félix García, vicepresidente de las organizaciones campesinas de la región. Su visita, organizada por la Red Asturiana de Desarrollo Rural con apoyo de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, incluyó reuniones con empresas agrarias de Grado, Candamo y Sobrescobio para conocer su trabajo, la presentación en Oviedo del documental 'Cartas de Tomina' y, también, conocer la mar.