«Los colegios deben ser entornos protegidos para cualquier menor o persona vulnerable»

«Los colegios deben ser entornos protegidos para cualquier menor o persona vulnerable»

Los Jesuitas envían un comunicado a las familias del centro de Gijón para informar del suceso y para reclamar «respeto y colaboración con los procedimientos judiciales y canónicos en curso»

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

«Pedimos colaboración y respeto con los procedimientos canónicos y judiciales en curso; y desear, una vez más, que esta etapa compleja pero necesaria que nos toca afrontar en nuestras instituciones, haga que estas se conviertan en entornos protegidos y seguros para cualquier menor o persona vulnerable». Este es parte del comunicado que el colegio de la Inmaculada de Gijón ha remitido a la Asociación de Padres y Madres del centro para informarles del proceso en marcha en relación al sacerdote jesuita y profesor de Religión Jorge Enríquez Muñoz. Este, ha sido apartado de su actual puesto de maestro, en un colegio jesuita de Logroño, y del sacerdocio tras una denuncia por abusos sexuales durante su estancia en Gijón.

Según aseguran desde el centro gijonés, «el hecho de no haber comunicado hasta ahora nada sobre esta denuncia obedecía a la petición expresa de la víctima y su familia de evitar todo tipo de publicidad». Añaden, asimismo, que «en esta situación tenemos que ser capaces de equilibrar la atención y acogida a la presunta víctima, junto a la presunción de inocencia y el derecho de cualquier persona denunciada a defenderse».

Por último, anuncia que la Compañía de Jesús tiene previsto pone en marcha «y a la mayor brevedad, un equipo de escucha y acogida para atender a cualquier víctima de abusos ocurridos en el pasado».