Culinos contra el viento en Gijón

Gonzalo Blanco, Adrián Paredes, Jonathan Trabanco, Víctor Borge, Jorge Vargas y Pelayo Rodríguez, en la plaza Mayor. :: FOTOS: ARNALDO GARCÍA/
Gonzalo Blanco, Adrián Paredes, Jonathan Trabanco, Víctor Borge, Jorge Vargas y Pelayo Rodríguez, en la plaza Mayor. :: FOTOS: ARNALDO GARCÍA

Jonathan Trabanco se alza frente al nordeste con el primer puesto de la prueba gijonesa, donde Víctor Borge fue el mejor echador local

P. A. MARÍN ESTRADA

El viento se convirtió en el principal enemigo de los participantes en el Concurso de Escanciadores de la Fiesta de la Sidra Natural de Gijón que reunió ayer en la plaza Mayor a numeroso público y a los mejores echadores de la región en la que es una de las pruebas señeras del Concurso Regional de esta especialidad. El polesu Jonathan Trabanco, de la sidrería Los Portales de Jaminón, se alzó con el primer premio en la categoría general, mientras Víctor Borge, de la sidrería gijonesa La Fueya de Tomás conseguía subirse a lo alto del podio en la categoría destinada a profesionales locales. Al final de la prueba se hizo entrega del premio a la 'Etiqueta más guapa' que fue concedido a Sidra Piñera.

Desde el comienzo de la cita, en torno a las seis de la tarde, hasta su conclusión pasadas las nueve de la noche, apenas cesó el noroeste que se colaba en insufribles rachas hasta el entablado en el que debían mostrar su pericia los concursantes, dificultando el escanciado y alargando cada actuación por las obligadas paradas de los echadores durante su labor. El crono del jurado hubo de detenerse en más de una ocasión y en otras, los participantes tuvieron que interrumpir su escanciado para volver a comenzar con una nueva botella, ante las ráfagas del viento. La meteorología propició que la organización instalase en el escenario bastidores para proteger a los concursantes de la ventolera y que estos se viesen impelidos a situarse en un lateral, en lugar de hacerlo en el centro del entablado, como es habitual en estas pruebas.

Más sobre la fiesta de la sidra

El primer culín de demostración lo tiró el actual líder de la clasificación regional, Wilkin Aquiles y el primero en salir a la palestra para demostrar sus habilidades sería Daniel Rufas de la sidrería Los Portales de Jaminón, de Pola de Siero. Pocos minutos después, en quinto lugar, haría su aparición el campeón de Asturias de 2018, Salvador Ondó, de la sidrería El Mallu, que tuvo una digna participación a pesar de los cinco puntos con los que lo penalizaron por superar el sobrante permitido al terminar la botella. Pronto se alzaría en la cabeza del concurso Adrián Paredes, de Posada de Llanera, con sus 70 segundos clavados y sus 127 puntos, una marca que solo lograría superar en siete décimas y ya en la recta final de la prueba,el echador que se haría con el triunfo final, Jonathan Trabanco, actualmente en el tercer puesto del campeonato de Asturias. Otro de los aventajados en el ránking regional, Jorge Vargas, consiguió situarse tras ellos con 126,80 puntos. En la categoría de mejores escanciadores de Gijón, tras el ganador Victor Borgea, se posicionarían Adrián Valle y Gonzalo Blanco, en segundo y tercer lugar, respectivamente.