La Fuga reaviva el viejo rock español en Gijón

El bajista de La Fuga en el concierto de ayer. /J. Peteiro
El bajista de La Fuga en el concierto de ayer. / J. Peteiro

La banda cántabra deleitó a sus fans con los temas más potentes de su carrera

Guillermo Maese
GUILLERMO MAESEGijón

No hacen falta muchas presentaciones para La Fuga. Su trayectoria –desde 1996 en activo– y sus canciones hace tiempo que ya se ganaron un hueco en la historia del rock de nuestro país. Si el martes con Lola Índigo la explanada de Poniente se llenaba de adolescentes amantes del trap, anoche fue el turno para los rockeros más puros, que volvieron a disfrutar de las canciones más conocidas de la banda. Un día antes, 'Los Berrones' habían llenado la Plaza Mayor y ayer la banda cántabra hizo lo propio en el otro gran escenario de la Semana Grande. Buena programación rockera en Gijón.

Fue un concierto potente con un público siempre fiel, que no escatimó en esfuerzos para conseguir la comunión necesaria entre las partes. A muchos, La Fuga –con Rulo o sin él– brindó melodías que pondrían banda sonora a sus noches de juventud. Han sufrido cambios evidentes en su estructura en la última década –Rulo, el cantante, y Fito, el bajista, abandonaron la banda en 2009–, pero el grupo permanece con las mismas ganas e intenciones y su gran número de conciertos los avalan. Sus canciones bailan entre décadas, desde 'Buscando en la basura', de su primer disco 'Mira' (1998), hasta 'Mi Perdición', editada en el álbum 'Más de Cien Amaneceres' que el grupo publicó en 2013. No faltó ninguna. Nando, en la guitarra; Alex, en el bajo; Edu, a la batería, y Pedro, el vocalista, repasaron los mejores éxitos de la banda.

'Los Molinos' y 'En Vela' fueron los primeros temas escogidos para comenzar su concierto en Gijón. Luz discotequera sobre el escenario. Empezaron los coros y el paso de los temas hacía que incluso los paseantes se detuvieran a escuchar el concierto. No era para menos. El inicio fue prometedor: «Es un placer estar aquí, en Asturias siempre nos lo pasamos como niños. Pasemos un buen rato juntos», dijo el cantante de la banda para presentarse ante el público gijonés y ganarse la primera de las muchas ovaciones de la noche. 'Camarote' siguió a las palabras de Pedro, que pidió la ayuda de «las palmas de Gijón» para continuar con 'Trampas al Sol', la primera de las canciones más legendarias del grupo –'Calles de Papel' (2003)–. Seguía llegando gente por el paseo, el concierto ganaba en expectación con el paso del tiempo. Normal, la entrega, potencia y energía de la banda era evidente. La Fuga está en forma. Esta semana tendrán seis conciertos en una gira que concluirá en noviembre. Un dato que recordaron desde el escenario para introducir 'Será', «una canción que creamos en las horas de viaje entre ciudad y ciudad».

El público no necesitaba más para empezar a corear: «Triste», dijo él, «como un perro en la autopista; como una tortuga con prisa; como una monja en un burdel», contestaba el público en un binomio que alegró la noche de los que iban buscando el recuerdo de sus noches de adolescencia. Mecheros o luces del móvil, cada uno con su tradición, para acompañar a 'Por Verte Sonreir', la historia de un amor perdido y promesas incumplidas. 'Heroína' también generó los aplausos y coros de los fans más fieles. Con la actuación de anoche, Poniente queda listo para albergar la noche de los Fuegos y da por cerrada la agenda musical de la gran explanada junto al acuario.