Gijón se entona con cancios

La plaza Mayor, abarrotada para hacer de coro de la Sociedad Torner. :: FOTOS: ARNALDO GARCÍA

Cientos de personas llenaron la plaza Mayor para interpretar las canciones de chigre más populares y, a decir de los expertos, el nivel cada vez es más alto

ANA RANERA

La Sociedad Torner volvió ayer a llenar la plaza Mayor durante una hora y cuarenta minutos con los 'Cancios de chigre'. Esta cita, una de las más esperadas de la Fiesta de la Sidra Natural, consiguió que cientos de voces se unieran para recordar 22 canciones tradicionales de nuestra tierra. Horas antes de que comenzara la fiesta, ya eran muchos los que iban ocupando las primeras filas preparados para disfrutar de una velada plenamente asturiana. Con las letras de las canciones en la mano, sillas plegables y viandas, fueron llegando los asiduos a la cita. «Da gusto poder disfrutar de canciones de toda la vida cada verano», contaba Mercedes González.

La emoción se apoderó de la plaza desde que sonaron las primeras notas de 'Mocina, dame un besín', la canción con la que se abrió la noche a las 21 horas. La mayoría de los allí presentes repetían. Algunos, incluso, no recordaban un solo año, de los 18 que lleva celebrándose, que se hubieran perdido esta folixa en la que el público es el mejor coro que puede existir. Aunque sobre el escenario fuera la Sociedad Torner quien actuara, el acompañamiento de las cientos de voces de gijoneses y visitantes hace de esta una velada muy especial. «Nos gustan todas las canciones que cantamos y el ambiente que se crea, aunque lo mejor es la folixa que viene después. No nos lo perdemos», contaba Geni Gallo. En esto coincidía Feli Testón, y añadía: «Mi canción favorita es 'El pozu María Luisa'. Igualmente, el mejor momento es cuando entonamos juntos el 'Gijón del alma'. Eso no puede faltar. Yo canto, levanto los brazos y doy palmas. Disfruto muchísimo».

La sidra corría en la plaza Mayor mientras el público entonaba 'Fuisti al Carmín de la Pola', 'El Pericote' o 'Chalaneru' y los asistentes recordaban aquellos años en los que era habitual escucharlas, sintiendo, aunque fuera por un rato, que los años no habían pasado y que las costumbres no habían cambiado. Por eso, todas las conversaciones coincidían en la necesidad de reivindicar las tradiciones asturianas, un legado que debemos dejar a nuestros hijos. «Son canciones que escuchamos desde niños. No podemos dejar que se acaben perdiendo», apuntaba Cami Blanco.

Más información

Fueron muchos los que acudieron acompañados de sus hijos y nietos con la intención de inculcarles a ellos una tradición asturiana que sienten que cada vez está menos presente. «Viene bien recordar estas canciones para que no se pierdan. Además, es maravillosa aquí la espontaneidad y la participación de la gente», opinaba José Manuel Fernández.

La noche continuó entre ritmos populares, y, pasadas las diez y media, llegó el momento más esperado por todos los allí presentes. Tras un recorrido emotivo a través de los recuerdos, llegó el turno del sentimiento con el 'Gijón del alma' y el himno de Asturias. No quedó una sola voz que pudiera evitar alzarse para entonar estas dos canciones que sacaron a relucir el orgullo patrio. Con los móviles en alto para inmortalizar el momento y presumir de tierra, una plaza Mayor abarrotada le cantó a esta villa marinera su magia, sus encantos, sus embrujos y alegrías, antes de despedirse con el himno. Fue con este con el que se acabó la velada, aunque Carlos José Martínez, director de la Sociedad Torner, promete que volverán, al menos otros dieciocho años más, para seguir viendo al público de Gijón cantar cada vez mejor, porque el nivel aumenta año tras año.

La Fiesta de la Sidra Natural vive hoy su último día de esta XXVIII edición, que terminará con la degustación popular de sidra gratis de 12 a 15 horas en la plaza Mayor y en la del Marqués. Además, a las 12, se entregará el Tonel de Oro a a Miguel Ángel Vigón, el Premio del Público en la plaza Mayor a las 14 horas y el Elogio de Oro a la mejor sidra de la fiesta en la plaza Mayor a las 14.30 horas. Hoy será también el último día en el que se podrá visitar en los Jardines de la Reina el Mercadín de la Sidra y la Manzana desde las 11 horas hasta la medianoche. A disfrutar.