El hijo del patrón gijonés desaparecido confirma que su padre «está bien»

El hijo del patrón gijonés desaparecido confirma que su padre «está bien»

Álvaro Aguirre Arroyo, residente en Ibiza, había mostrado su malestar porque nadie estaba poniendo medios para buscar a los tres hombres desaparecidos

EUROPA PRESS

El hijo del patrón asturiano desaparecido junto a otras dos personas a bordo de un velero después de partir del puerto de Palma de Mallorca el pasado 5 de enero acaba de confirmar en redes sociales que los navegantes «están bien» y que están regresando.

En estos momentos, se encuentran a bordo del velero al sur de Cerdeña y su previsión es regresar a Mallorca «entre el domingo y el lunes» de la próxima semana.

En un mensaje plasmado en su muro de una red social, el hijo ha explicado que los tripulantes «habían roto la vela mayor» y estaban volviendo con el 'Génova' o vela de proa. Aguirre Arroyo ha relatado a Europa Press que ha sido su padre quien le ha llamado desde la propia embarcación. El patrón le ha mostrado su «gran sorpresa» tras conocer el operativo puesto en marcha para localizarlos. Asimismo, le ha reiterado que los tres están «bien» y que van haciendo guardias a bordo.

El patrón le ha comunicado que no quiere que nadie les vaya a buscar, a pesar de que las condiciones climatológicas en la zona son adversas. En estos días, según cree el hijo, los tripulantes del velero tampoco han contactado con ninguna otra embarcación que se hubieran cruzado en el mar.

Aguirre Arroyo, residente en Ibiza, había mostrado en estos últimos días su malestar porque nadie estaba poniendo medios para buscar a los tres hombres desaparecidos. Los peores temores de Aguirre Arroyo estaban relacionados con que los desaparecidos hubieran tenido algún tipo de contratiempo relacionado con el temporal en los días en los que iban a zarpar. Todo ello a pesar de que su padre es un experto profesional marítimo.

El hijo del patrón asturiano relató en las últimas jornadas que volvió a las Islas Baleares el día 7 de enero. Solía hablar con su padre y reconoce que se preocupó por no tener noticias suyas.

Tras enterarse de que su padre había alquilado un barco con dos amigos, Antonio y Fernando, y que habían zarpado con ese condicionante del temporal, la preocupación fue creciendo con los días porque no tenía ninguna noticia suya.

A pesar de que sabía que su padre tiene 45 años de experiencia en el mar, con muchas millas acumuladas, decidió acudir a la Guardia Civil a poner una denuncia por su desaparición el pasado día 11 de enero.

La familia y todos los conocidos del patrón, en vista de las circunstancias, decidieron ser muy activos en redes sociales e incluso recogieron firmas a través de una plataforma para que el Gobierno buscara a los desaparecidos.