El hombre degollado en un bar de Gijón sigue en la UCI un mes después del ataque

El hombre degollado en un bar de Gijón sigue en la UCI un mes después del ataque
La Policía en el lugar en el que tuvo lugar el ataque. / E. C.

Andrés Á., de 54 años, permanece con respiración mecánica y con sedación parcial debido a la gravedad de su estado

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Andrés A., el hombre degollado en un bar de El Cerillero, continúa ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Cabueñes un mes después del ataque. La víctima, de 54 años, ingresó con un corte en el cuello de extrema gravedad que anunciaba los peores augurios, incluso para los propios facultativos médicos. A día de hoy, le han retirado parte de la sedación, si bien sigue con la respiración mecánica y su estado continúa siendo grave.

En el bar La Fama, ubicado en el camino de Rubín, los clientes y los empleados siguen sin poder borrar la dantesca escena que se vivió la noche del 2 de abril, cuando Adolfo M. B., de 57 años, entró en el local y retó a la víctima, que se encontraba tomando una consumición en la barra. «Vengo a por ti y te voy a matar», le dijo. Y a punto estuvo de cumplir su intención. Sacó de entre sus ropas un cuchillo de grandes dimensiones y le provocó una herida muy profunda en la parte izquierda en el cuello. A continuación, se fue tranquilamente hacia su domicilio, a escasos treinta metros de donde tuvo lugar el violento episodio.

El presunto agresor, Adolfo M. B. se encuentra en prisión provisional

Los testigos mantuvieron con vida a Andrés taponándole la herida, de la que brotaba una gran cantidad de sangre. «Intentamos taponarle la herida como pudimos hasta que llegó la ambulancia, pero no paraba de salir sangre. Llegó un momento en el que se quedó inconsciente», comentaron los presentes.

El herido había denunciado a su presunto agresor en 2012 por amenazas. Le tenía miedo y así se lo había dicho a su entorno. Adolfo M. B., con un abultado historial delictivo a sus espaldas, fue arrestado pocas horas después y tras prestar declaración en el juzgado de guardia, fue enviado a prisión preventiva por un delito de homicidio.