Siete centros de salud dejarán de ofrecer atención en horario de tarde este verano

Usuarios en urgencias de Puerta de la Villa. / ÁLEX PIÑA
Usuarios en urgencias de Puerta de la Villa. / ÁLEX PIÑA

A partir de las 15 horas, los pacientes deberán ir a La Calzada, Puerta de la Villa, El Parque o El Llano. El inicio de la medida se acordará mañana

LAURA FONSECA GIJÓN.

Siete centros de salud dejarán de ofrecer atención en horario de tarde este verano en Gijón. Se trata de los dispositivos de El Natahoyo, Perchera, Severo Ochoa, Contrueces, El Coto, Laviada y Roces-Montevil. Estos centros de Primaria, que hasta ahora se mantenían abiertos hasta las 20 horas, cerrarán a las tres de la tarde y la atención de los enfermos, tanto vespertina como nocturna, pasará a concentrarse en otros cuatro puntos: La Calzada, Puerta de la Villa, El Llano y El Parque-Somió. La medida, cuya fecha de inicio se adoptará en una reunión que mantendrá mañana, lunes, la comisión de dirección del Área Sanitaria V, busca hacer frente a la falta de personal para sustituciones, una situación que se agrava aún más en verano. También se pretende evitar que ante la escasez de profesionales y lo ajustado de la plantilla, los centros de salud que mantienen consultas de tarde se queden sin personal cuando éstos salen para atender enfermos a domicilio.

Actualmente, son once los centros de salud que atienden en Gijón de ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde. Con la reorganización que pondrá en marcha la gerencia del Área V, y que no cuenta con el apoyo de los vecinos, hará que la atención a partir de las tres de la tarde, así como la nocturna, se concentre únicamente en cuatro centros de salud. Son los de La Calzada, El Llano, Puerta de la Villa y El Parque-Somió. Se trata, además, de dispositivos que ya cuentan con atención en horario de noche.

Según explicó a EL COMERCIO el gerente del Área V, Miguel Rodríguez, la medida se aplicará «este verano de forma temporal ante la imposibilidad de mantener abiertos todos los dispositivos de tarde por las vacaciones del personal y la falta de profesionales para sustituciones». Rodríguez recordó que la reorganización ya fue puesta encima de la mesa en la reunión del Consejo de Salud del pasado mayo. «Ya entonces comentamos que nos iba a ser muy difícil poder mantener la atención de tarde en los once puntos actuales».

De momento, indicó el gerente, la reorganización de los horarios de atención en los centros se plantea como «una medida temporal». Rodríguez rechaza que se trate de un ajuste. Sanidad aprovechará para reforzar los equipos médicos y de enfermería, de manera que ninguno de los centros que dispongan de Atención Continuada se quede sin personal cuando los profesionales salen a hacer domicilios. Asimismo, «hemos adoptado el compromiso de que por las noches haya, como mínimo, dos equipos», avanzó el gerente. Esta situación se hará extensiva, por ejemplo, el dispositivo de El Parque-Somió, que hasta ahora solo disponía de un médico en horario nocturno. Los refuerzos también se aplicarán los fines de semana, abundó.

Primer paso, en 2010

La fusión de equipos y de centros de salud se inició en Gijón en el año 2010, cuando se procedió a unificar la llamada Atención Continuada durante los fines de semana. Desde hace ocho años, los pacientes que necesitan ser atendidos por algún médico o enfermera en sábados y domingos solo disponen de cuatro sitios: La Calzada, El Llano, Puerta de la Villa y El Parque-Somió. Ahora se trataría de dar un paso más y aplicar esa misma medida, pero a lo largo de toda la semana.

El cierre de siete centros de salud en horario de tarde y la concentración de la atención de las urgencias en cuatro puntos no cuenta con el beneplácito vecinal. La Federación Urbana de Asociaciones de Vecinos (FAV) ya anunció que si la medida se llevaba a efecto llevarían a cabo movilizaciones.

Por su parte, la plantilla de médicos que atienden las urgencias en el Hospital de Cabueñes han demandado la contratación de más personal. En una carta remitida a la gerencia, solicitan la incorporación de más efectivos, ya que aseguran no ser suficientes para atender la demanda asistencial. Se trata de una reivindicación histórica de los facultativos de Urgencias, pero que el hospital no comparte como tal necesidad.